Cristianos esperan fallo favorable de la Suprema

NUEVA YORK – Una congregación cristiana con sólo 48 miembros tiene la esperanza de que la Corte Suprema revoque un fallo que dictaminó que es inconstitucional celebrar su servicio dominical en una escuela pública de El Bronx.

En cuestión está una política de la Junta de Educación de la ciudad de Nueva York que permite a los grupos comunitarios, incluidos los religiosos, utilizar sus edificios, pero excluye específicamente a los servicios de adoración.

Una decisión dividida del tribunal federal de apelaciones confirmó la política en junio. La Corte Suprema está considerando la posibilidad de revisar el caso y podría decidirlo hoy. Si se concede la revisión, el dictamen final podría ser una decisión histórica, dijo el abogado de la iglesia.

Robert Hall, co-pastor de la iglesia evangélica Hogar de Fe en El Bronx, dijo la semana pasada que su pequeño grupo nunca pensó está involucrado en un caso judicial que ha durado 17 años.

“Les puedo asegurar que esto no fue planeado estratégicamento de nuestra parte”, dijo el nativo de Minnesota de 68 años.

En su sentencia más reciente, en junio, la Corte de Apelaciones del 2do. Circuito señaló que mientras la política de la ciudad, excluye el culto religioso de sus edificios, no hace lo mismo con “la oración, cantar himnos, la enseñanza religiosa, la expresión de la devoción religiosa, o la discusión de temas desde un punto de vista religioso”.

La corte encontró razonable la distinción, diciendo que cuando los servicios de adoración se llevan a cabo en una escuela, “el lugar se convierte, al menos por un tiempo, en la iglesia”.

El tribunal dijo que la distinción acomoda una decisión de 2001 del Tribunal Supremo que permite a una organización cristiana utilizar las instalaciones de las escuelas públicas.