Extendida la alfombra roja

Extendida la alfombra roja
Un sonriente Oscar de la Hoya dialoga con un visitante en la actividad de ayer.
Foto: Gerardo Romo / EDLP

NUEVA YORK – Si Miguel Angel Cotto decidiera cambiar de promotor, Oscar de la Hoya recibiría al campeón puertorriqueño con los brazos abiertos.

“Actualmente Cotto tiene un contrato”, puntualizó ayer De la Hoya, presidente de Golden Boy Promotions, a la pregunta de si le interesaba promocionar al campeón mundial de las 154 libras de la Asociacion Mundial de Boxeo, cuyo contrato con Top Rank expirará el 31 de diciembre.

“Obviamente Golden Boy siempre va a estar interesado en promover a los mejores (boxeadores) del mundo”, expresó el ex monarca mundial de raíces mexicanas, que ayer estuvo en Nueva York compartiendo con los aficionados durante una promoción de las herramientas DeWalt, en una tienda de Home Depot, en Queens.

“Si Miguel Cotto algún día está libre, nosotros estamos aquí con los brazos abiertos para escucharlo, hablar con él y a ver lo que él decida, a ver qué quiere hacer”, continuó De la Hoya, quien se ganó el apodo de ‘Golden Boy’ tras conquistar la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Barcelona, en 1992.

Preguntado si Golden Boy Promotions se aprestaba a presentar una propuesta a Cotto, el ex campeón, nacido en Los Angeles, reiteró que por ahora “no se puede hacer nada porque Miguel tiene contrato”.

“Hasta que se expire (el acuerdo de Cotto con Top Rank)”, continuó De la Hoya.

“Miguel no está emitiendo comentarios sobre su futuro”, manifestó, mientras, Bryan Pérez, asistente personal de Cotto, en una breve charla telefónica.

“Por el momento todo sigue de la misma forma como lo dejamos después de la pelea (con Antonio Margarito)”, acotó Pérez.

Durante la conferencia de prensa posterior a la victoria sobre ‘El Tornado de Tijuana’, en la revancha materializada en el Madison Square Garden, en la madrugada del domingo, Cotto dijo que se tomará unas semanas de merecido descanso, y que sólo entonces volverá a hablar de boxeo.

Hasta el cierre de esta edición, Top Rank no respondió a pedidos de EL DIARIO/LA PRENSA para hablar con el veterano promotor Bob Arum sobre el contrato de Cotto.

Disfruta junto a su gente. Mientras tanto, en Nueva York, el siempre carismático Oscar de la Hoya deleitó a los cientos de aficionados que –a pesar de la pertinaz lluvia– se dieron cita para compartir con su ídolo.

Tras firmar autógrafos en guantes y fotografías, y posar junto a los aficionados, De la Hoya se mostró muy contento por la oportunidad de compartir con los aficionados.

“Es un placer, es un honor, la verdad que es una bendición”, señaló.

Asimismo, el ‘Chico de Oro’ destacó el acuerdo con los fabricantes de las herramientas DeWalt, que viene patrocinando peleas de boxeo de Golden Boy Promotions, como la exitosa defensa titular realizada por la ascendente estrella mexicana Saúl ‘Canelo’ Alvarez ante el británico Ryan Rhodes el pasado 18 de junio en Guadalajara.

“La verdad es que ellos han apoyado el boxeo mucho y vamos a seguir trabajando con ellos”, expresó ayer De la Hoya, quien golgó los guantes el 14 de abril de 2009, tras derrotar a 17 campeones mundiales y haber ganado diez fajines en seis diferentes categorías.

Durante su carrera, el hijo de padres mexicanos se convirtió en el púgil más taquillero en la historia del boxeo, estimándose que generó alrededor de $696 millones de ingresos por la transmisión televisiva de sus combates, a través del sistema ‘pago por ver’ (pay per view).

Tanto o más felices se fueron las decenas de aficionados que pudieron compartir con su ídolo, como la familia Moncayo, de Ecuador.

Jonathan Moncayo, junto a su esposa Angélica, su papá Walter, y las dos pequeñas hijas de la pareja: Crystal y Layla Moncayo, no tuvieron reparo en esperar más de tres horas porque al final se fotografiaron con Oscar de la Hoya, quien también les firmó guantes y pósters con su imagen, que dijeron la pondrán en un marco.

“Es fantástico, es una buena persona, excelente”, indicó el abuelo Walter Moncayo, nativo de Guayaquil, quien pidió el día libre con tal de conocer al llamado ‘Golden Boy’.

Su nuera Angélica también destacó la sencillez del ex campeón: “Yo me sentí muy emocionada, él es una persona muy sencilla, una persona muy linda”, indicó la joven madre, nacida en Quito. “Empecé a seguir el boxeo por él y hasta ahora sigo (el deporte) pero no soy tan fanática de nadie más”, añadió.

Su esposo Jonathan, aficionado de los Mets de Nueva York, destacó que fue una bonita experiencia para la familia. “Bien chévere…bien amable el señor”, dijo.