Enojo por restricción a venta de píldora de día siguiente

WASHINGTON/SERVICIOS COMBINADOS – Es el día siguiente y en Estados Unidos se sigue avecinando la controversia por la venta de las píldoras postcoitales.

La orden de la secretaria de Salud Kathleen Sebelius de prohibir la venta sin receta médica de la llamada píldora del día siguiente, ha impactado a los defensores de la salud de las mujeres, parte clave de la base demócrata del presidente Barack Obama.

Importantes grupos de médicos también se encuentran atónitos por la decisión y argumentan que su venta en mostrador podría reducir el alto número de embarazos no deseados del país.

Sebelius decidió el miércoles que las mujeres jóvenes no deben tener la posibilidad de adquirirla por su cuenta, al argumentar que estaba confundida por las niñas de 11 años que son capaces físicamente de tener hijos. Por ahora, Plan B seguirá vendiéndose en farmacias pero sólo bajo prescripción médica a mayores de 17 años que puedan demostrar su edad.

Antes del anuncio de la funcionaria, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) se aprestaba a eliminar un controvertido límite de edad y permitir que Plan B, el primer anticonceptivo de emergencia, pudiera ser adquirido sin receta por personas de cualquier edad.

Por su parte, el presidente Barack Obama, aseguró ayer, como “padre de dos hijas” menores, que respalda la decisión del Departamento de Salud de impedir que las adolescentes puedan adquirir la llamada “píldora del día siguiente” sin receta, aunque desmintió haber intervenido en la decisión.

“Como padre de dos hijas, creo que es importante que nos aseguremos de que aplicamos sentido común a las normas que afectan a fármacos que se venden a adolescentes sin receta”, afirmó Obama, cuyas hijas Malia y Sasha, tienen 13 y de 10 años, respectivamente.

Obama indicó que la decisión, que excluye la posibilidad de vender el anticonceptivo de emergencia conocido en Estados Unidos como “Plan B One-Step”, la tomó exclusivamente la secretaria de Salud. “La razón por la que Kathleen tomó su decisión es porque no podemos estar seguros de que una niña de 10 u 11 años que vaya a una farmacia pueda ser capaz de comprar, al lado de los chicles y las pilas, un fármaco que, si no es usado de manera correcta, puede tener un efecto nocivo”, agregó.

“Creo que la mayoría de los padres piensan de la misma manera”, explicó Obama a los medios en la Casa Blanca.

La píldora del “Plan B One-Step”, que ingerida dentro de las 72 horas después del acto sexual sin protección puede impedir el embarazo, se vende en farmacias a mayores de 17 años de EE.UU. y está disponible únicamente con receta médica para las menores.

La compañía Teva, que comercializa el medicamento, solicitó en febrero a la FDA una propuesta para que “Plan B One-Step” fuera de venta libre para todas las niñas en edad reproductiva.

En un comunicado, Sebelius recordó que la normativa no modifica el modo actual de comercialización, y que las mujeres mayores de 17 años podrán seguir comprando la píldora sin receta.

Sebelius señaló que un producto de este tipo requiere que se tenga “evidencia suficiente para demostrar que los que usan este medicamento pueden entender la etiqueta y usar el producto adecuadamente”.