El pobre discurso migratorio de los aspirantes republicanos

¿Qué tal si hablamos de los chinos en vez de los mexicanos como inmigrantes sin autorización? ¿Haría una diferencia en cuanto a la percepción pública del tema y lo que tienen para decir los aspirantes republicanos a la presidencia?

Cuando de los inmigrantes “ilegales” se trata, la creencia que prevalece es que casi todos los estimados 11 millones vienen aquí desde México.

En realidad, este estereotipo parte del cierre forzado de la frontera por razones de seguridad nacional tras los atentados del 11 de septiembre del 2001, lo cual sí que provocó un movimiento acelerado de mujeres y niños cruzando la frontera para unirse con sus esposos y padres, quienes ya no tenían tanta facilidad de ir y volver por temporadas como antes.

Movimientos necios como el grupo Minute Man ayudaron a establecer en la percepción pública la idea que los cruces informales de la frontera desde México facilitaron la entrada de terroristas a los Estados Unidos, quienes recorrerían a pie los peligrosos desiertos del suroeste (no se rían), muy a pesar del hecho que los verdaderos terroristas entraron por Canadá. Estos episodios harán historia, al igual que la caza de las armas de destrucción masiva de Saddam Hussein, por estar equivocados.

Se pensaría que algunas personas aprenderían. Pero, cuando la oportunidad ha surgido de sonar inteligente en cuanto al tema, así como surgió recientemente en el debate republicano en Iowa el 10 de diciembre, ninguno de los contendientes la aprovechó. Aquí tenían la oportunidad Jon Huntsman, Michelle Bachmann, Rick Perry, Rick Santorum, Newt Gingrich o Mitt Romney de brillar. Cualquiera de ellos podría haber dicho que durante los últimos seis años consecutivos, las capturas en la frontera han disminuido y la detención de inmigrantes sin autorización está en sus niveles más bajos de los últimos 40 años.

La afirmación de Mitt Romney que EE.UU. seguirá siendo un imán para los trabajadores sin autorización de México también simplemente está equivocado.

Si estos dirigentes políticos son incapaces de enfrentar la realidad actual, entonces estarán hasta más desconcertados con lo que afirma el profesor Dudley Poston, sociólogo de la universidad de Texas, A&M, quien colabora con un proyecto sobre la migración de la Princeton University. El prevé otros cambios más.

En una entrevista del Houston Chronicle, Poston dice que los inmigrantes chinos sobrepasarán en número a la mano de obra barata mexicana, por lo que los Estados Unidos depende de ese tipo de trabajador. Hay una red de 200 a 300 mil chinos indocumentados ya en este país – mayormente ubicados en la costa este, en Los Angeles y en Houston.

El debate de los precandidatos presidenciales del 10 de diciembre en Des Moines reveló cómo la retórica sigue dando las mismas vueltas. La moderadora del debate, Diane Sawyer, de ABC News, tuvo que decirles a los seis candidatos que dejaran el discurso pobre de “asegurar la frontera” que se sienten obligados a recitar al debatir y que pasaran a hablar de algo con mayor impacto.

Aún así no tuvieron nada importante que añadir a la discusión.

Mientras tanto, Poston afirma que los chinos indocumentados podrían sobrepasar al número de mexicanos indocumentados en este país.

Los actuales aspirantes republicanos a la presidencia no tienen mejores respuestas que esa.