Padres se enterarán sobre escuelas contaminadas

NUEVA YORK – Padres y activistas aplaudieron la decisión del Concejo Municipal de dar luz verde a dos leyes que permiten al público a saber si hay contaminantes PCBs en las luces fosforescentes de las escuelas públicas.

Bajo esta ley, aprobada unánimemente por el Concejo el lunes, el Departamento de Educación (DOE) se verá obligado a notificar a los padres y empleados de las escuelas sobre el nivel del los contaminantes en los dispositivos de iluminación – y los planes del departamento para reemplazarlos – dentro de siete días de realizar exámenes o detectar un escape de la sustancia nociva.

El Concejo también aprobó una ley que requiere que el DOE presente un reporte anual sobre su progreso en retirar las luces que contienen los químicos.

Oficiales del DOE sostienen que ya están notificando -tanto a familias como empleados- cuando hay un incidente de contaminación de PCBs.

Sin embargo, los padres dicen que hasta ahora se han quedado a oscuras cuando se trata de PCBs en las escuelas. Michelle Chapman, líder en la asociación de padres de familias trabajadoras, New York Communities for Change, anotó: “Ahora, gracias al Concejo Municipal, todos los padres serán informados si las luces están contaminados con PCBS en las escuelas, y podemos trabajar junto con el DOE para removerlas ahora. Es posible que finalmente el departamento hará lo que es correcto y justo cuando se trata de los niños”.

La ciudad anunció un plan de 10 años para reemplazar las luces contaminadas en febrero, pero activistas criticaron la lentitud del plan de $708 millones por ser demasiado lento. De las 1,750 escuelas públicas en la ciudad, los estudios demuestran que más de 750 pueden tener dispositivos que contienen PCBs, contaminantes prohibidos por el gobierno federal en 1979.

Expertos dicen que PCBs no presentan peligro inmediato, pero advierten que al ser expuestos a los químicos por periodos prolongados las personas podrían desarrollar cáncer o problemas reproductivos o inmunológicos.