La Navidad llegó anoche para algunos hispanos

El ritual del espíritu de la Navidad, cada vez más común en Suramérica, llega a NY
La Navidad llegó anoche para algunos hispanos
Foto: Archivo

Nueva York – Mientras la mayoría espera el 25 de diciembre para honrar la Navidad, para algunos la celebración fue anoche. El Día del Espirítu de la Navidad, que coincide con el solsticio de invierno el 21 de diciembre, se hace cada vez más común entre hispanos de la ciudad.

El ritual pagano varía entre practicantes, pero la esencia de todos es darle la bienvenida al espíritu navideño para invocar abundancia, paz y amor para los próximos doce meses.

“Es un ritual muy bonito y sencillo”, explica Greyza Baptista, una venezolana que vive en Queens y fue invitada por una amiga para realizarlo este año. “Para hacerlo investigué mucho e hice una mezcla de cositas para el ritual”, agregó la joven.

Entre velas, incienso, flores color naranja y otros objetos, los participantes piden perdón mentalmente por el mal que han hecho y perdonan a las personas que le han hecho mal, después hacen la oración de bienvenida y terminan con la lista de peticiones, según Baptista.

“Lo más importante es la fe con la que se hace. La fe mueve montañas”, puntualizó Baptista, quien sólo había realizado el ritual una vez en Caracas, Venezuela, esta vez en Nueva York lo celebró en casa de una amiga mexicana y con invitados de diferentes nacionalidades, según dijo.

La colombiana María Cruz, de Astoria, Queens, lo celebra desde hace tres años cuando una amiga la invitó. “Me pareció muy espiritual… simplemente creo que es como una preparación espiritual para la llegada de la Navidad. Creo que no le hace daño a nadie lo que uno cree con fe y amor”, agregó Cruz, quien lo celebró sola este año, ya que no pudo invitar a sus seres queridos por cuestión de trabajo.

En el caso del venezolano Ivo Díaz, la tradición terminó cuando llegó a Nueva York de su natal Maracaibo. “Lamentablemente aquí en Nueva York no pudimos seguir haciendo por falta de tiempo, específicamente ahora cuando tenemos un restaurante y se mantiene muy ocupado para esta temporada”, indicó el joven.

Díaz añora la celebración en su país, que para el es una forma de estar en familia. “Cada uno hacia una lista de 21 peticiones y se lee ante la familia, después se guarda y se destapa hasta el próximo 21 de diciembre”, recordó el joven.

“Otras familias amarraban la lista a globos y los dejaban ir. Luego participábamos de una cena, se sentía el Espíritu de la Navidad. No es un ambiente de rumba, sino de familia”, dijo.