Crisis europea repercute en elecciones de Estados Unidos

WASHINGTON/AP – Los estados de Iowa y New Hampshire ya se pronunciaron sobre los aspirantes a la presidencia de Estados Unidos y les siguen Carolina del Sur y Florida, pero detrás del telón nacional se asoman Alemania y Francia.

Lo que ocurre al otro lado del Atlántico, con un panorama de economías quebrantadas en Europa, podría desatar truenos políticos en Estados Unidos. Si Europa se despeña, podría arrastrar a la endeble economía estadounidense. Entonces, minaría la campaña de reelección del presidente Barack Obama y los republicanos tendrían más oportunidades para atacarlo.

El desenlace de los comicios en Estados Unidos podría depender en parte de la habilidad de los gobernantes de las dos mayores economías de Europa -la canciller alemana Angela Merkel y el presidente francés Nicolas Sarkozy- para encontrar una solución de largo plazo a los problemas de la deuda.

Pese a ciertos progresos, los políticos europeos no han hallado la manera de impedir que los males económicos se contagien a otras naciones que comparten el euro como moneda. Lo intentarán de nuevo en una cumbre de la Unión Europea el 30 de enero.

Si la cumbre logra su cometido, podría favorecer a la economía de Estados Unidos y las posibilidades de que Obama logre un segundo mandato, pues el 27% de todas las exportaciones estadounidenses va a Europa. Las perspectivas de su reelección han estado muy vinculadas con el estado de la economía.

Un desplome en Europa podría perjudicar al comercio, la confianza del consumidor e incluso posiblemente pulverizar al euro, paralizando al mismo tiempo a una buena parte del sistema bancario en el mundo.

En EE.UU., eso propiciaría las críticas del Partido Republicano a la dirección económica de Obama y fortalecería la afirmación republicana de que el presidente quiere que EE.UU. se parezca, por decir, más a Europa.

Las perspectivas estadounidenses mejoran con la generación de 200,000 trabajos en diciembre que redujeron a 8.5% la tasa de desempleo.