Gigantes se juegan todo en San Francisco

Definidos los cuatro equipos que lucharán por los títulos de sus conferencias

Gigantes se juegan todo en San Francisco
Ed Reed (izq.) de Baltimore Ravens reacciona después de interceptar un balón contra Houston Texans.
Foto: MARK GOLDMAN / efe

Green Bay/Ap – Para Eli Manning y los Giants de Nueva York, el estadio Lambeau Field en Green Bay se ha convertido en un lugar que trae buenos recuerdos.

Tras vencer en casa a los Packers por segunda vez en cuatro años, ahora esperan que este viaje termine igual que el anterior, en el Súper Bowl.

Manning lanzó ayer tres pases de touchdown y los Giants sorprendieron a los Packers para vencerlos 37-20 en la fase divisional de la Conferencia Nacional. El quarterback consiguió 330 yardas por aire y ahora encabezará a los Giants en la final de conferencia en San Francisco la noche del domingo.

Los Giants dejaron atónitos a los campeones reinantes al anotar un touchdown tras un pase largo poco antes del descanso. Luego, los noquearon con una anotación cerca del final tras una pérdida de balón de los locales.

El legendario estadio se quedó en silencio mientras los Giants invadían el campo para festejar. Un puñado de simpatizantes de Nueva York cantaba: “¡Vamos Giants!”.

La victoria llega a cuatro años de que los Giants vencieran a los Packers de Brett Favre en la final de conferencia. En una noche no tan helada como aquella vez, la defensiva de los Packers se mostró vulnerable y lista para ser desmantelada.

Manning encontró a seis receptores distintos ante una defensa porosa, pero hizo más daño cuando le lanzó a Hakeem Nicks, que atrapó siete balones para 165 yardas y dos touchdowns.

La jugada más importante de Nicks fue una atrapada para anotación de 66 yardas al final de la primera mitad.

La defensa de los Giants también se destacó, al mantener bajo control la capacidad de lograr grandes jugadas que tienen Aaron Rodgers y su ofensiva.

Rodgers completó 26 de 46 pases para 264 yardas, con dos touchdowns y una intercepción. También fue el principal corredor de los Packers, con 66 yardas en siete acarreos.

Los problemas que supieron tener los talentosos wide receivers de los Packers para mantener el balón en sus manos volvieron en el momento menos oportuno.

Además, aunque la defensiva de los Packers fue mala durante toda la temporada, solía compensar las yardas y jugadas concedidas al forzar pérdidas de balón. El domingo, los que regalaron el ovoide fueron los propios jugadores de Green Bay.

Cuando Nueva Orleáns parecía camino a anotar en su primera posesión, Donte Whitner dio un fuerte golpe que noqueó al running back Pierre Thomas y llevó a la primera de las cinco pérdidas de balón que sufrirían los Saints.

La defensiva de San Francisco, con fuertes tackles e intervenciones oportunas, marcó el paso en la electrizante victoria por 36-32 en el choque divisional, de la misma manera que lo hizo durante toda la campaña regular.

La defensa es la principal razón por la resurrección de los 49ers (14-3), que están de vuelta en la final de la Conferencia Nacional por primera vez desde la temporada 1997.

Los Ravens de Baltimore no sólo obtuvieron otra victoria en casa: se la quitaron de las manos a los Texans de Houston.

Ed Reed selló un triunfo por 20-13 con el cuarto robo de balón de Baltimore y, aunque salió cojeando del campo, los Ravens ya se habían asegurado su segundo viaje en cuatro temporadas a la final de la Conferencia Americana.

Baltimore (13-4) visitará a Tom Brady y los Patriots de Nueva Inglaterra el próximo domingo y el ganador irá al Super Bowl. “Sabemos que tenemos un examen importante la semana próxima”, dijo el linebacker Ray Lewis. “Tom está jugando excelente allá y lo que les hicieron a los Broncos el sábado, creo que mandó un mensaje a quien fuera que les tocara visitarlos. Así que tenemos una tarea difícil”.

Tom Brady tuvo una actuación que impuso récords y acabó con la “Tebowmanía”, en el partido que los Patriots de Nueva Inglaterra ganaron el sábado por paliza de 45-10 a los Broncos de Denver, para avanzar a la final de la Conferencia Americana.

Brady lanzó seis pases de anotación, incluidos cinco en la primera mitad, para derrotar en el duelo a Tim Tebow, el novato sensación de los Broncos.

Los Patriots (14-3), ganadores de nueve partidos en fila, recibirán a Baltimore o a Houston el próximo domingo, en pos del boleto al Super Bowl. La paliza del sábado puso fin a una racha de tres derrotas consecutivas que habían sufrido los Pats en postemporada, incluidas dos en el Gillette Stadium.