Cabañas sonríe con el futbol

El ex delantero de la selección paraguaya arrancó como titular en el amistoso frente al Combinado Futbolistas Profesionales Libres

Guía de Regalos

Cabañas sonríe con el futbol
Salvador Cabañas (centro) se ejercita antes del partido de ayer.
Foto: AP / Jorge Saenz

ITAUGUÁ, Paraguay – Salvador Cabañas volvió ayer a las canchas de fútbol en un partido amistoso con el club paraguayo 12 de Octubre, casi dos años después de recibir un balazo en la cabeza que lo tuvo al borde de la muerte.

El ex delantero de la selección paraguaya arrancó como titular en el amistoso frente al Combinado Futbolistas Profesionales Libres y el técnico Rolando Chilavert lo reemplazó a los 15 minutos.

“Mi sueño se hizo realidad”, comentó Cabañas antes de pisar la cancha del estadio del 12 de Octubre, en su pueblo natal de Itauguá. “Anoche casi no pude dormir porque no veía la hora de volver a jugar”.

Cabañas, de 31 años, busca regresar al fútbol en el 12 de Octubre, de tercera división, que informó que ya inició la gestión con el América de México para conseguir su pase.

El delantero era la gran figura del América cuando fue baleado en enero de 2010 en un centro nocturno en la capital mexicana. Todavía tiene el proyectil alojado en la cabeza.

“Ahora soy un soldado más del plantel”, aseguró Cabañas. “Espero colaborar para que podamos retornar en los años siguientes a la categoría principal”.

El astro llegó a la sede del club acompañado de su padre Dionisio, su esposa Maria Lorgia Alonso y su hijo Santiago, de 10 años. Aunque parecía muy seguro de sí mismo, el trayecto desde los camarines hasta el terreno de juego lo hizo caminando lentamente y subió con cuidado unas siete gradas para pisar el césped.

“Debo comenzar de abajo para ponerme bien físicamente. Este es el equipo de mis amores porque aquí hice las divisiones inferiores y en 1998 a los 15 años de edad subí a la primera división”, recordó.

Cabañas tocó la pelota por única vez a los tres minutos, cuando se la robaron rápidamente. A los 14 recibió otro pase, pero la defensa se le adelantó antes de que pudiera controlar el balón.