Infiniti G25 con toque deportivo

Infiniti G25 con toque deportivo
El nuevo Infiniti G25 uno de los sedanes pequeños de mayor potencia.
Foto: nissan

Nueva York – El Infiniti G25 es considerado el hermano menor del G37. No en tamaño, ya que las dimensiones son las mismas, sino de motor.

Trae un V6 de 2.5 litros, que rinde 218 caballos y 187 lb-pie. Tiene, por lo tanto, 110 caballos y 82 lb-pie de torque menos que el G37. Se ofrece en tres variantes: la base y la Journey, ambas con propulsión trasera, y la G25x, con tracción integral. Tiene una caja automática de siete velocidades y no tiene caja mecánica de opción, algo raro en estos modelos.

Uno de los motivos esenciales de una versión de 218 caballos del Infiniti G Sedán ha sido el de cumplir con la normativa CAFE (Corporate Average Fuel Economy), que, en 2012, contará con más altos límites corporativos de consumo de combustible. De este modo, según la EPA, el Infiniti G25 con tracción trasera rinde 20 mpg en ciudad y 29 en carretera, que, si bien no es una mejora sustancial respecto al 3.7 litros del G37 (19 y 27 mpg), ayudará a Infiniti a cumplir con la citada normativa

Dentro del G25 es como estar a bordo de una versión reducida del G37. Con sus 110 caballos y 82 libras pie de menos, el G25 tiene ese toque deportivo que saca de su hermano mayor y una con rebaja del peso de 84 libras respecto al G37.

La calidad de manejo es excelente, sustentada en un equipo de suspensión de firmeza justa y en unos neumáticos de reducido diámetro, montados en rines de 17 pulgadas. Con un 0 a 60 mph por encima de los 7 segundos – a pesar de ser dos más lento que el G37- da que hablar.

El V6 es totalmente novedoso en los Estados Unidos y la Nissan lo tiene en exclusiva para este G25. Se trata del V6 más pequeño que se vende en Estados Unidos y, a pesar de todo, responde tan bien, como otros V6 de mayor cilindrada. Es un motor bien suave, que acoplado a la caja de cambios de siete velocidades resulta más suave todavía.

El G25 está lleno de pequeños detalles de calidad y sus materiales son de gran nivel. El modelo Premium tiene el volante y palanca de cambio en cuero, embellecedores de aluminio, climatizador dual, asientos eléctricos con 8 reglajes diferentes y calefacción, tapicería de cuero, radio satélite, arranque por botón, cámara de aparcamiento trasero, control de crucero, etc. Como todo un buen carro de lujo a menor precio que el G37, pero sin un paquete deportivo y tecnológico extra, ni con un sistema de navegación, algo raro, pero se desprende que es para atraer a compradores que no pueden llegar al G37.

A mi juicio, la competencia de este Infiniti G25 serían el Lexus IS250 RWD y el BMW 328i. Frente a los dos tiene un precio inferior. El primero, en su variante de cambio automático, cuesta 34,790 USD, mientras que el segundo se coloca 34,600 más gastos de envío. Obviamente, respecto al BMW se queda corto tanto en fuerza como en dinamismo, por lo que su real competidor sería el Lexus IS250 Una buena razón del G25 comparado con el G37 y los competidores es su precio. El G25 empieza en 31,900; la variante con acabado Journey, cuesta 33,225 USD; y el G25x en 34,900. Precisamente con estos precios del G25, la idea de Infiniti es la de promover un modelo más accesible y capaz de competir, e incluso rebajar, en precio a sus grandes rivales de BMW, como los mencionados BMW Serie 3, y el Lexus IS.

No es tan potente como el G37, pero es un sedán que tiene su propia personalidad y es una pieza nueva y competitiva en un segmento difícil del mercado. Significa una excelente opción para los amantes de los sedanes Premium.