¿Me retiro o no me retiro?

Llegar a los 62 años es un rompecabezas para quienes quieren dejar de trabajar
¿Me retiro o no me retiro?
Trabajar o retirarse: el dilema que muchos atraviesan.
Foto: thinkstock.com

Muchas personas que trabajan y se están acercando a sus 62 años de edad, cuando ya tienen derecho a empezar a cobrar sus beneficios de jubilación, se preguntan si valdría la pena no jubilarse ahora, para recibir más dinero luego, o si en realidad lo que van a recibir al cabo de unos años (si esperan para retirarse a los 66 o a los 70) no es tanto como para seguir sacrificándose. En realidad, a veces esa es la pregunta de los 64,000 pesos – pero sí hay calculos que te permiten acercarte a decidir el punto de retiro que más te conviene.

Como sabes, la ley te permite empezar a cobrar anticipadamente, a partir de los 62 años, o bien retrasarlo hasta los 70 años. Es cierto que con el retiro anticipado tus beneficios se reducen, por lo que quizás a largo plazo sea mejor… si vives lo suficiente como para compensar la reducción.

En general, las personas que no han ahorrado mucho lo largo de sus vidas laborales, deberían retrasar el retiro lo más posible, pues mientras más lo demoren jubilación, más aumenta su pago mensual del Seguro Social. Si tu edad normal de retiro es 66, recibirás un 108% de tus beneficios mensuales si la retrasas hasta los 66. Y si esperas hasta los 70, esto sube al 132%. Por lo general, esta es la opción que más se recomienda.

Una vez tomada la decisión, esa cantidad permanece fija el resto de tu vida. Si te lo puedes permitir, ¿sería mejor retrasar la jubilación? Para determinarlo, deberías calcular la edad precisa en la que el valor de tus beneficios máximos al posponer el retiro, comienzan a ser mayores que el valor de los beneficios mínimos por haber elegido retirarte anticipadamente.

Por ejemplo, si eres elegible para recibir un beneficio reducido de $900 a los 62 años más un mes, y tu beneficio aumentaría a $1,251 a los 65 y 10 meses, ese punto de equilibrio sería a los 75 años y 5 meses. Por tanto, si esperas vivir más de 75 años, te saldría mejor demorar tu jubilación. Saca esta cuenta con la ayuda de la calculadora que puedes encontrar en www.ssa.gov. Ve a la sección en español y alli verás las explicaciones.

Al determinar ese punto de equilibrio, considera también tus necesidades económicas, tu salud, los planes de posjubilación con que cuentes y el hecho de que si durante el retiro continúas teniendo ingresos sustanciales, tendrías que pagar impuestos. Ten en cuenta que si pides tu retiro anticipadamente y sigues trabajando, el gobierno deduce $1 de tus beneficios por cada $2 que ganes por encima del límite anual de $14,640 para este año 2012. En el año en que alcances tu edad de retiro completa, tu beneficio se reduce $1 por cada $3 por encima de $36,680 de ganancias.