Urgen restaurar cuidado prenatal

Una ley de Nebraska impide ofrecer atención a las futuras madres
Sigue a El Diario NY en Facebook

Denver/EFE – Representantes de organizaciones comunitarias, religiosas y de salud pidieron a los legisladores de Nebraska la cancelación de una ley que impide ofrecer servicios prenatales a las madres indocumentadas de este estado.

Durante una sesión de testimonios esta semana en el Comité de Salud y Servicios Humanos del Legislativo de Nebraska, los dirigentes urgieron que, “por razones humanitarias” se restauren los cuidados prenatales que se ofrecían hasta marzo de 2010.

También pidieron que se reemplacen las leyes vigentes por el proyecto de ley LB599, de la senadora estatal Kathy Campbell, presentado por primera vez el 19 de enero de 2011, pero quedó estancado durante un año en el Comité de Salud y Servicios Humanos, hasta que Campbell lo volvió a presentar el 4 de enero de este año.

El proyecto de ley LB599, de aprobarse, permitiría que el Departamento de Salud y Servicios Humanos de Nebraska vuelva a ofrecer el programa de seguro de salud para niños en gestación cuyas madres, por ser indocumentadas, no califican para recibir ayuda federal, como Medicaid.

Entre quienes testificaron ante el comité legislativo figuraron John Cavanaugh, director ejecutivo de la organización de servicios infantiles Building Bright Futures; Amanda McKinney, ginecóloga con su consultorio en la ciudad de Beatrice; y Jim Cunningham, director ejecutivo de la Conferencia Católica de Nebraska.

Según Cavanaugh, no ofrecer cuidado prenatal a los niños “agrega riesgos completamente innecesarios para el éxito de esos niños”. Y esa falta de éxito “tendrá un costo para todos en Nebraska”, agregó.

McKinney también apeló al argumento económico, indicando que mientras que un nacimiento normal cuesta de promedio $9,000, un nacimiento de niños prematuros, de bajo peso, o con complicaciones puede costar entre $20,000 y $400,000.

Por su parte, Cunningham, expresó que no ofrecer servicios de cuidado prenatal es “algo contrario a la dignidad humana” y enfatizó que la situación migratoria de la madre no debería ser un factor a considerar en cuanto al acceso a cuidados médicos para el bebé en gestación.

LB599 tiene un presupuesto de $6.4 millones al año, que se cubriría con subsidios estatales y federales, y que permitiría otorgar cobertura médica a 4,700 mujeres que en la actualidad no son elegibles para esos servicios. Se estima que 3,100 de esas mujeres son inmigrantes indocumentadas.

Campbell afirmó que, contrariamente a lo sucedido en 2011, este año la legislatura unicameral de Nebraska debatirá su proyecto de ley.