Capriles es el candidato de la oposición

Capriles es el candidato de la oposición
Henrique Capriles salió victorioso anoche en las primarias de la oposición en Venezuela que lo colocan como el adversario único del actual presidente Hugo Chávez en las elecciones de octubre.
Foto: AP

CARACAS – El gobernador Henrique Capriles se convirtió anoche en el candidato electo en unas inéditas primarias de la oposición para escoger al contrincante único del hasta ahora imbatible presidente Hugo Chávez, quien aspira ser reelegido por tercera vez en octubre.

Según el primer boletín sobre los resultados electorales, leído por la presidenta de la Comisión Electoral de la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), Teresa Albanes, Capriles obtuvo la victoria con 1’806,860 de votos, equivalente a 62.20%, mientras que su principal oponente, Pablo Pérez, recibió 867,601 de votos, que representan el 29.86%. Ya habían sido escrutados el 95% de los sufragios.

Capriles es gobernador del estado central de Miranda.

El evento electoral convocado por la MUD -compuesta por unos 20 partidos de izquierda, conservadores moderados y tradicionales- estuvo abierto a los 18.2 millones de electores venezolanos, quienes por primera vez en la historia del país eligieron un candidato presidencial. De acuerdo con cifras oficiales en las primarias participaron unos 2.9 millones de electores.

Las principales encuestas daban como favorito para ganar a Capriles, un abogado de orientación centro-izquierdista que superaba en las encuestas por más de 10 puntos porcentuales a su más cercano rival que era Pérez, de 42 años, gobernador del rico estado petrolero de Zulia.

Capriles, de 39 años, se identifica como un “progresista” que aspira utilizar los ingentes ingresos petroleros para impulsar la producción y la inversión pública y privada, generar fuentes masivas de empleo que permitan a los pobres salir de su precaria situación e impulsar la educación, que considera fundamental para combatir la pobreza.

Se espera que las elecciones presidenciales del 7 de octubre sean las más reñidas de la historia venezolana.

A diferencia de las contiendas presidenciales de 2000 y 2006, la mayoría de los analistas coinciden en que la oposición se encuentra en “mejores condiciones” para enfrentar este año a Chávez debido al desgaste que vive el mandatario después de 13 años de gobierno y la acumulación de problemas como la creciente criminalidad y una galopante inflación.

De acuerdo a cifras oficiales en las primarias participaron unos 2.7 millones de electores.

“Quiero felicitar al pueblo de Venezuela, el gran triunfador de la jornada de hoy fue el pueblo de Venezuela, la participación… se demostró que los venezolanos vencimos el miedo”, dijo el gobernador de Zulia tras reconocer su derrota.

Se esperaba que muchos venezolanos se abstuviesen de participar en las primarias ante el temor de que se repitan acciones de persecución política como las denunciadas luego de que se hizo pública una lista con firmantes del pedido de un referendo para recortar el mandato del presidente Chávez.

Pero contra todos los pronósticos, en un ambiente de tranquilidad, a semejanza de otros comicios desde tempranas horas de la mañana se vieron a numerosas personas formadas en filas, incluso en barriadas pobres, donde el apoyo al gobernante ha sido tradicionalmente mayoritario a lo largo de sus 13 años de mandato.

La masiva afluencia de electores obligó a la MUD a extender una hora más el proceso.

En estas primarias también fueron electos los candidatos para 17 gobernaciones y 249 alcaldías que participarán en los comicios regionales que se realizarán entre diciembre y abril de 2013.

Entre los precandidatos presidenciales estuvieron además la congresista independiente María Corina Machado, de 44 años; el ex embajador ante las Naciones Unidas, Diego Arria, de 73 años; y el ex legislador y ex líder sindical izquierdista Pablo Medina, de 64 años.

Para la realización de la consulta la coalición opositora recibió el apoyo técnico y logístico del Consejo Nacional Electoral (CNE) que facilitó los equipos de votación automatizada y apoyó al bloque opositor en el conteo de los sufragios.