Un paso hacia la cima

'Canelo' busca aprender ante Mosley para retar a Mayweather
Un paso  hacia la cima
Saúl "Canelo'' Álvarez.
Foto: Gustavo Rangel / Rumbo

Es un paso obligado, no un fin perseguido. Así se apareció en la agenda de Saúl “Canelo” Álvarez el legendario excampeón mundial Shane “Sugar” Mosley, quien surgió de la nada para convertirse en retador al título mundial de las 154 libras, versión CMB, en poder del noqueador jalisciense.

“La verdad es que estábamos buscando a Floyd Mayweather, pero no fue posible, y creo que ahora sacaremos el mejor provecho de esta pelea contra Mosley”, manifestó el pugilista tapatío.

¿Alguien puede creer que tomas a Mosley porque está de vuelta y sería fácil?

“No creo que sea fácil, es un peleador peligroso, es un gran campeón Mosley, ha peleado contra los mejores y tiene velocidad, movilidad y pegada. Creo que puede ser una gran pelea“.

Querían a Mayweather, pero lo concreto es que es Mosley el rival del 5 de mayo en el MGM Grand Arena de Las Vegas, y así se lo toma.

Mosley es un paso hacia adelante, lo ha expuesto GBP, pero ¿un paso hacia quién?

“Hacia los mejores. Nuestro objetivo es Mayweather, y si no fue ahora, será después, pero es lo que queremos todos”, indicó el boxeador.

¿Sabe que los reflectores se quedan con usted y se convierte en el símbolo del boxeo mexicano?

“Siento que es así y estoy listo para tomar la bandera. Es una responsabilidad que siempre siento y un compromiso que quiero tomar”.

Descarta que la presencia ante un rival de 40 años como el nativo de Pomona le quite motivación a sus seguidores, y está listo para una muy movida fase de promoción.

“Voy a estar unas semanas acá en Guadalajara, pero al empezar marzo nos vamos a Big Bear Lake City, ése es un lugar en el que me siento muy bien, aislado de muchas cosas y sin distracciones”, aceptó.

Así, instalado a una hora de Los Ángeles, “Canelo” podrá cumplir sin sobresaltos la etapa crucial de promoción para conseguir el apoyo de los aficionados mexicanos el 5 de mayo.

Una fecha y una noche en la que tras la última campanada se podrá saber por dónde viene el futuro de los titanes del ring y tiranos de la taquilla.

Dictamen de un mercado hambriento de grandes nombres, entre los que figura el azafranado noqueador de Jalisco.

“Sé que esperan mucho de mí. Y estoy listo para responder. Tengo que aprender inglés para integrarme más al mercado de Estados Unidos”, manifestó.

¿Ha pensado en venir a vivir a Estados Unidos?

“Sí, con Óscar de la Hoya ya hemos hablado de eso”.

¿Viviría en Las Vegas o en Los Ángeles?

“En Los Ángeles. Es algo que estamos madurando porque creo que es necesario vivir unos años aquí para desarrollar otras cosas”.

Eso en el futuro inmediato, porque el presente es pensar en Mosley (sin perder de vista a Mayweather), a quien se toma en serio, como debe ser.

“Mosley no es fácil, es peligroso, y mientras yo lo considere peligroso estaré consciente de mi preparación a fondo”, señaló.

“Es lo que voy a hacer, y espero contar con mi preparación y el apoyo de todos los mexicanos de Los Ángeles”, dijo Álvarez vía telefónica desde su cuarto de descanso en Guadalajara.

Un “Canelo” concentrado ahora al cien por ciento en Mosley, pero con un sueño que nadie le quita: pararse frente a frente, en Las Vegas o donde le sea requerido, ante Floyd Mayweather Jr.