Advierten por nieve en área de cruce de indocumentados

Las bajas temperaturas en el área de montañas de San Diego representa un peligro para los inmigrantes.
Advierten por nieve en área de cruce de indocumentados
Personas caminan en la nieve.
Foto: EFE / ARMANDO BABANI

San Diego, California (EFE).- Frente a las primeras pulgadas de nieve caídas en las montañas de la región San Diego, que cubren los senderos utilizados por inmigrantes indocumentados, activistas y la Patrulla Fronteriza alertaron sobre el riesgo al que se enfrentan.

Los inmigrantes que cruzan por las montañas se enfrentan a nieve y lluvia caídas en áreas que superan los 2,500 pies de altura, condiciones que se espera continúen hoy y por las cuales incluso algunos distritos escolares en las zonas montañosas han cancelado clases frente a las hasta ocho pulgadas de nieve que se espera caerán.

El área de Pine Valley es una de las más transitadas por inmigrantes indocumentados, por lo que la Patrulla Fronteriza tiene equipos de rescate apostados alrededor de esa área donde ha caído más nieve.

Llamados “Equipos de Búsqueda de Trauma y Rescate de la Patrulla Fronteriza” (Borstar), su trabajo se ejemplifica con el rescate, efectuado en marzo pasado, de un grupo de siete indocumentados de origen mexicano, pese a lo cual una persona más que iba con el grupo murió.

La Patrulla Fronteriza dijo que los inmigrantes que cruzan en esta época del año suelen no estar preparados para el clima que se van a encontrar y carecen del calzado apropiado o de ropas termales en cantidad suficiente, además de la falta común de agua, dijo a Efe la vocera de la Patrulla Fronteriza, Blanca Guerra.

Por ello, alertó a posibles inmigrantes a que no confíen en los “coyotes” que no vacilan en poner en peligro las vidas de quienes aceptan cruzar pese a lo inhóspito de las condiciones.

“A ellos solamente les interesa su propia ganancia”, agregó Guerra, que agregó que la Patrulla Fronteriza trabaja con instituciones mexicanas, como la Casa del Migrante, para crear anuncios públicos alertando sobre el riesgo.

En 2010, a consecuencia del frío, se registraron ocho muertes de inmigrantes, cantidad que en 2011 se elevó a 14 y que tuvo su punto máximo en años recientes, en 2007, con 37, según datos oficiales.

Cifras de la Patrulla Fronteriza, que no incluyen muertes registradas por otras agencias, contabilizan cerca de 400 muertes cada año en la frontera sur, la mayoría de ellas asociadas por el calor en el verano.

Enrique Morones, fundador del grupo “Ángeles de la Frontera”, que instala estaciones con agua, alimentos y ropa en localidades fronterizas remotas a través de una red de voluntarios, dijo a Efe que una constante en inmigrantes a los que han ayudado es que están más preparados para el calor pero no para el frío.

“Muchos vienen de regiones donde no nieva y piensan que el clima estará agradable cuando van a cruzar. Es común que pierdan el camino, muchas veces debido a que los ‘polleros’ los ven sólo como mercancía, les mienten sobre el tiempo que van a cruzar, diciéndoles que en tres horas estarán en EE.UU. y luego de tres días siguen en las montañas”, dijo Morones.

El activista añadió que cada día que pasa sin una reforma migratoria integral, “perecen dos inmigrantes tratando de cruzar a Estados Unidos, ninguno de ellos esperando morir”, por lo que es importante enfatizar las campañas de alerta para inmigrantes sobre los peligros a los que se enfrentan.

Pese a que la Patrulla Fronteriza lanzó la “Iniciativa Seguridad Fronteriza” en 1998, que cuenta con equipos de rescate, los peligros siguen siendo grandes, sostuvo Morones, pues “las razones para migrar no cambian, las personas siguen desesperadas y dispuestas a arriesgar todo con tal de ingresar a EE.UU.”

La Patrulla Fronteriza dijo que los agentes del grupo Borstar cuentan con expertos en las áreas de ambiente fronterizo, topografía, clima y la especificidad cultural de la frontera, a fin de proveer de asistencia tanto a ciudadanos de EE.UU. en peligro en estas áreas como a los indocumentados que lo necesiten.