Más multas a los que no tienen licencia que a ebrios en retenes

Más multas a los que no tienen licencia que a ebrios en retenes
Reporte de la Oficina de Auditoría revela que esa práctica es una millonaria fuente de ingreso para la Policía.
Foto: Archivo / La Opinión

SACRAMENTO.- Una auditoría estatal revela que los retenes de sobriedad sirven más para imponer multas a los conductores sin licencia que a los ebrios, pero también para el pago millonario de horas extras a los agentes del orden. Además son una fuente de ingresos importante para los departamentos de policía.

Estos resultados fueron arrojados en una revisión realizada por la Oficina de Auditoría Estatal a los subsidios federales que entrega la Oficina de Seguridad de Tráfico (OTS) para los retenes de sobriedad.

De acuerdo al reporte, entre octubre de 2009 y septiembre de 2010, se llevaron a cabo l2,562 retenes administrados por las agencias del orden.

En dicho retenes se levantaron 28,000 multas a conductores sin licencia de manejo contra 7,000 por ofensas relacionadas con el alcohol.

Ron Gochez, de la Coalición de Inmigración del Sur de California, dijo que el reporte confirma lo que han dicho por años. “Los retenes afectan desproporcionadamente a la gente trabajadora que no puede tener licencia, pero no a quienes manejan ebrios”, indicó.

“Lo irónico es que si a mi, que tengo licencia de conducir me quitan hoy el carro, puedo ir a sacarlo mañana, pero en cambio una persona sin licencia tiene que esperar 30 días”, comentó.

La auditoría también arrojó que los retenes sirven para el pago de millones de dólares federales en horas extras a los agentes de policía.

Entre octubre de 2009 y septiembre de 2010 se gastaron 16.8 millones de dólares en el pago de horas extras a los uniformados. “Por eso es que la Liga Protectora de la Policía de Los Angeles, que es el sindicato de los policías se opone a que no les decomisen el carro a los conductores sin licencia”, argumentó Gochez.

La Liga Protectora de la Policía de Los Angeles (LAPPL) ha mantenido una postura constante en contra de permitir que las personas sin licencia conduzcan un auto, ya que argumenta aumentan el peligro para otros.

La auditoría también encontró que los retenes aportan jugosos dividendos a los departamentos policiacos de las ciudades ya que cobran diferentes precios por entregar los vehículos incautados.

Asimismo algunos departamentos de Policía reciben otros ingresos de las unidades decomisadas. Por ejemplo, indica el reporte, el Departamento de Policía de Los Ángeles obtiene 7% de todo el ingreso neto colectado por las compañías de grúas que remolcan los autos de los sin licencia.

“Prácticamente están tomando ventaja de los indocumentados al obtener con ellos un enorme pedazo de sus ingresos”, aseveró Dan Savage, jefe de la oficina del asambleísta demócrata de Los Ángeles, Gil Cedillo.

“Reciben subsidios federales para hacer los retenes y obtienen beneficios económicos de las multas, los arrestos y por remolcar los autos”, agregó Savage.

En octubre del año pasado, el gobernador Jerry Brown firmó una nueva ley del asambleísta Cedillo que permite a un conductor sin licencia de manejo que no esté bajo el efecto del alcohol, entregar su auto a un conductor amigo que cuente con una licencia válida.

Elaine Howle, la auditora del Estado, concluyó que aunque hay una supervisión limitada de los retenes de sobriedad, las agencias del orden han cumplido con los estándares que aplican.

No obstante, aclaró que no hay estatutos o regulaciones federales que definan como deben operarse los retenes de sobriedad. Tampoco tienen restricciones para operar los fondos federales que reciben ni los ingresos que obtienen por multas, almacenamiento y remolque de los autos.

“Si la Legislatura desea recibir información periódica sobre si las agencias del orden cumplen con reglas existentes para los retenes de sobriedad, deben considerar enmendar la ley estatal para exigir a la OTS evaluar e incluir esta información en su reporte anual”, expuso. “Tal enmienda podría obligar a hacer cambios si se identifican problemas en los retenes a nivel general”, añadió Howle.

“Nuestra frustración es que no hay ninguna revisión legislativa sobre los retenes y sobre cómo usan el dinero federal, sólo algunas recomendaciones para operarlos”, opinó Savage.

El año pasado, el gobernador Jerry Brown vetó una medida del asambleísta demócrata de Santa Rosa, Michael Allen que pretendía establecer regulaciones mínimas para operar los retenes en California.