Adiós entre lágrimas

Peyton Manning se despide de su único equipo en la NFL: Indianápolis
Adiós entre lágrimas
Peyton Manning (izq.), junto a Jim Irsay, dueño del equipo de Indianápolis, habla durante la conferencia donde se hizo oficial que deja a los Potros.
Foto: AP

INDIANÁPOLIS (AP).- Despedido por su único equipo en la NFL, al que transformó hasta convertirlo en campeón del Súper Bowl, Peyton Manning dijo adiós a los Potros de Indianápolis, ayer, con voz temblorosa y ojos llenos de lágrimas.

La era de Manning como mariscal de campo de los Potros terminó ayer, cuando el dueño del equipo Jim Irsay anunció que darán de baja a su mejor jugador.

Manning e Irsay lucharon para contener las lágrimas al comparecer juntos a una rueda de prensa en las instalaciones de los Potros.

Fue una escena rara e incómoda, protagonizada por dos hombres cuyas vidas en la NFL han estado estrechamente ligadas, y que ahora anunciaban al mundo su separación.

El mariscal de 35 años se convertirá en agente libre, y cerca de media docena de equipos estarían interesados en contratarlo, siempre y cuando esté saludable.

Manning fue operado varias veces del cuello y se perdió toda la temporada pasada.

Indianápolis tenía que darlo de baja esta semana para no tener que pagarle una bonificación de 28 millones de dólares. Se espera que Indianápolis elija al mariscal de campo Andrew Luck con el primer turno en el draft de abril.

El único cuatro veces Jugador Más Valioso en la historia de la NFL ahora considera convertirse en un codiciado agente libre, suponiendo que pueda apaciguar las dudas sobre la serie de cirugías de cuello que lo obligaron a perderse todo el 2011.

Arizona, Miami, Seattle, Tenesí, Washington y los Jets de Nueva York se mencionan como posibles destinos.

Tom Moore, excoordinador ofensivo de Manning en Indianápolis, trabajó el año pasado para los Jets como un asesor.

“Nadie ama su trabajo más que yo. Nadie ama más jugar como quarterback que yo. Todavía quiero jugar; pero no hay otro equipo para el que quiera jugar”, dijo Manning, quien cumple 36 años este mes.

Irsay utilizó la palabra “reconstrucción” en varias ocasiones, y reconoció que “definitivamente necesitaremos unos cuantos años”.

Manning aseguró que “siempre seré un Colt [Potro]. Siempre lo seré, eso no cambiará”.

En Indianápolis, siempre será recordado como el legendario número 18, el mariscal de campo que condujo a los Potros al título de la NFL.

También pasará a la historia por sus cuatro premios al jugador más valioso, sus 50 mil yardas en pases y sus 200 partidos consecutivos.

Más que nada, es el hombre que resucitó una franquicia y transformó una ciudad que ama el basquetbol en una meca del futbol americano.

El mariscal de campo había dicho que su meta era jugar toda su carrera con Indianápolis, pero una lesión en un nervio lo obligó a ser operado y perderse toda la temporada de 2011, cuando su equipo tuvo marca de 2-14.

“Jamás habrá otro Peyton Manning”, expresó Irsay, y agregó que espera que la conferencia de prensa conjunta ayude a “honrar los increíbles momentos y las cosas increíbles que hizo por la franquicia, por la ciudad, por el estado”.

Manning fue titular en todos los partidos importantes de Indianápolis durante 13 temporadas -227 consecutivos, incluyendo los playoffs- y levantó a Indianápolis de las cenizas para convertirlos en eternos favoritos y campeones del Súper Bowl en 2007.

En las dos décadas antes de su llegada, los Potros ganaron 116 partidos, un título de su división y se clasificaron tres veces a los playoffs.

Con Peyton Manning al mando, los Potros de Indianá polis ganaron 150 partidos, ocho títulos de su división, dos campeonatos de la Conferencia Americana y el primer título desde que la franquicia se mudó de Baltimore en 1984.