Federer y Azarenka ganan el Masters

Federer y Azarenka ganan el Masters
El suizo Roger Federer venció en dos sets al estadounidense John Isner para sumar a su brillante palmarés un nuevo título del Masters 1.000.
Foto: PAUL BUCK / efe

Indian Wells/EFE – El suizo Roger Federer superó al estadounidense John Isner por 7-6 (7) y 6-3 en 81 minutos en la final de Indian Wells, de forma que suma su cuarta corona en el desierto californiano e iguala con Rafael Nadal en cuanto a número de títulos obtenidos en campeonatos Masters 1.000, con 19.

Federer se convirtió en el jugador con más títulos en Indian Wells y superó así la marca de Jimmy Connors y Michael Chang, que ganaron este torneo en tres ocasiones.

Para Federer, que se embolsa un millón de dólares, es su victoria número 39 en los últimos 41 partidos, con derrotas en la semifinal del Abierto de Australia ante Nadal y ante el propio Isner en la Copa Davis. En este torneo ha vengado sendas derrotas.

El de Basilea volvió a estar brillante desde el fondo de la pista, armando su derecha con precisión y potencia frente a un Isner defensivo en la recepción pero inapelable al saque.

La bielorrusa Victoria Azarenka, número uno del mundo, se alzó ayer con el título de Indian Wells, primer Masters 1.000 de la temporada, con una plácida victoria frente a la rusa María Sharapova, número dos, por 6-2 y 6-3 en una hora y 26 minutos.

Azarenka, que amplía su registro este año a 23 victorias y ninguna derrota, suma así su cuarto título en 2012 tras los obtenidos en Sydney, Australia y Doha.

El premio en metálico es de un millón de dólares.

Era la primera vez que las dos mejores raquetas femeninas de la WTA se medían en la final del torneo del desierto californiano desde 2008.

Azarenka se hizo con el primer set en 40 minutos gracias al alto porcentaje de puntos ganados con su servicio (13/16, 81 por ciento) y a su dominio desde el fondo de la pista ante una Sharapova sin gran carga en las piernas después de que su rival en semifinales, la serbia Ana Ivanovic, se retirase a las primeras de cambio en el segundo set del partido disputado el sábado.

La número uno del mundo, que disputaba su sexta final consecutiva, se fue directa a por el partido en la segunda manga con dos roturas de saque consecutivas (3-0), y cuando peor pintaban las cosas para su rival, Sharapova reaccionó con garra (4-3) insuflando más ritmo y una mayor intensidad a su juego.

Pero Azarenka era un muro. No perdió la concentración y finiquitó el partido con la tranquilidad de quien se sabe intocable.