Advierten sobre bebidas energéticas

Emanuel Rodríguez es mesero de un establecimiento de comida rápida que atiende las 24 horas al norte de Chicago. Para poder pagar el alquiler de su vivienda y sus estudios universitarios, este joven de 21 años tiene a veces que ingeniárselas para conseguir dinero, por lo que no encontró mejor forma de lograr su cometido que doblar el turno en su trabajo.

La cafeína que contienen  bebidas como Red Bull,  es un fuerte estimulante del sistema nervioso.
La cafeína que contienen bebidas como Red Bull, es un fuerte estimulante del sistema nervioso.
Foto: Belhú Sanabria / La Raza

Chicago – Emanuel Rodríguez es mesero de un establecimiento de comida rápida que atiende las 24 horas al norte de Chicago. Para poder pagar el alquiler de su vivienda y sus estudios universitarios, este joven de 21 años tiene a veces que ingeniárselas para conseguir dinero, por lo que no encontró mejor forma de lograr su cometido que doblar el turno en su trabajo.

“Para resistir más de ocho horas de pie moviéndome de una mesa a otra tomando órdenes y no sentirme agotado me echo un par de bebidas energéticas y adiós cansancio, quedó como nuevo”, comentó Rodríguez.

“Algunos jóvenes piensan que tomando estas bebidas pueden estar despiertos más horas y ser más eficientes porque aparentemente les dan energía, pero es una energía falsa porque después de que los niveles de cafeína bajan las personas se sienten cansadas”, dijo Humberto Vergara, especialista en medicina familiar y adicciones.

“La cafeína es un estimulante del sistema nervioso, muchas personas pueden desarrollar ansiedad, insomnio e hiperactividad. Si bien algunas bebidas energéticas se presentan como ‘diet’ (dietéticas) puede ser que el contenido de azúcar sea menor, pero la cantidad de cafeína es la misma”, destacó Vergara.

Pero la afición a estas bebidas energéticas, como Red Bull, Monster Energy y un par de marcas más, no sólo se da entre personas como Rodríguez que laboran en trabajos de largas horas.

Si se detiene a observar las compras que se hacen por la mañana, descubrirá que entre las cosas que más busca la gente para comenzar el día son un café, una cajetilla de cigarrillos o una bebida energética. Y es que el gusto por el consumo de este último producto no distingue edad, sexo, condición social u profesión.

Palpitaciones, mareos, desmayos y dolor de cabeza son sensaciones que algunas personas presentan al consumir los mencionados productos, según reportaron los especialistas. Por su parte, un informe de ‘Pediatrics Journal’ mencionó que estas bebidas tienen tres veces más cafeína que las sodas.

Un informe publicado en noviembre de 2011 por la Administración de Servicios de Salud Mental y Abuso de Sustancias indicó que las visitas a la sala de emergencias se han multiplicado 10 veces más en Estados Unidos desde 2005. El estudio federal encontró que el 44% de las visitas a una sala de emergencia por parte de los hombres fueron como resultado de la combinación de estas bebidas energéticas con alcohol y drogas, mientras que las mujeres tenían la tendencia a mezclar las bebidas con productos farmacéuticos. Y 56% se debió al consumo sin alteración de otra sustancia.

Carol DesLauriers, directora de operaciones del Illinois Poison Center, dijo que “las bebidas energéticas son más peligrosas porque algunas personas las combinan con el alcohol”.

“Estas bebidas con cafeína deben ser reguladas de cerca porque la gente debe estar más al tanto de todos los efectos secundarios que estos productos presentan al mercado. También deberían tener un tipo de etiquetas o al menos advertir a las personas que podrían padecer palpitaciones, dolores en el pecho, aumento de la presión sanguínea y nerviosismo”, indicó Vergara.