Knicks ante un mes de puros retos

El conjunto dirigido por Mike Woodson, que se ubica actualmente en el octavo lugar de la Conferencia del Este, con marca de 25-25, luchará por mantener este último cupo para los playoffs.

Knicks ante un mes de puros retos
Es incierta la fecha de regreso del estelar delantero Amare Stoudemire (centro).
Foto: AP / The Wilmington News-Journal, Daniel Sato

NUEVA YORK – Agobiados por las lesiones y con los playoffs pendiendo de un hilo cuando quedan 16 juegos para que culmine la temporada regular, los Knicks de Nueva York reciben hoy al Magic de Orlando, desde las 7:30 p.m. (Tv: MSG)

Sin Amare Stoudemire probablemente por el resto de la temporada debido a problemas en un disco de la columna, los Knicks también sufren las ausencias de Jared Jeffries (rodilla derecha) y Bill Walker (codo izquierdo).

Y como si ésto no fuera suficiente, hay preocupación por el tirón que sufrió Carmelo Anthony en la ingle, lesión que en febrero lo mantuvo fuera del entablado durante siete partidos y permitió que Jeremy Lin tocara el estrellato y que los Knickerbockers volvieron a meterse en la pelea por llegar a la postemporada.

Aunque ayer la estrella de los Knicks minimizó la situación, de seguro que el equipo tratará con cautela su caso, como lo hizo con Lin, quien el lunes se perdió el primer enfrentamiento desde su espectacular surgimiento, hace 26 partidos, por dolor en la rodilla derecha.

Tampoco hay que perder de vista a Baron Davis, que el lunes sustituyó a Lin y aunque aportó con 13 puntos, cinco rebotes y siete asistencias, en su primer partido como titular estuvo errático al perder el balón nueve veces.

Los Knicks firmaron a Davis el 19 de diciembre pasado, sabiendo que el veterano tenía un disco herniado en la espalda y se perdería varias semanas.

Davis debutó con el equipo el 20 de febrero, saliendo de la banca para anotar un triple, en la derrota de su quinteto 100-92 ante los Nets del ‘Estado Jardín’.

Para los Knicks será un mes de verdadera prueba. El conjunto dirigido por Mike Woodson, que se ubica actualmente en el octavo lugar de la Conferencia del Este, con marca de 25-25, luchará por mantener este último cupo para los playoffs.

La victoria del lunes por 89-80 sobre los Bucks (novenos del Este con récord de 22-27) puede ser crucial a la hora de definir al equipo que se quede con ese octavo boleto, ya que evitaron que Milwaukee gane la serie de la temporada, que le hubiera dado el derecho a adjudicarse el tiebreaker si los dos quintetos terminaran con el mismo récord.

El triunfo de los Knicks les dejó dos juegos y medio arriba de los Bucks por el cupo final de la Conferencia del Este. Anoche, los Bucks recibían a los Hawks de Atlanta, en el primero de los 11 juegos en su reducto; teniendo que salir a Cleveland, Washington (dos veces), Detroit, Indiana y Boston (sólo estos dos últimos encaminados a los playoffs).

En papel, el calendario de Milwaukee aparece mucho más fácil del que le espera a los Knicks, que enfrentarán dos veces a Orlando, Chicago y Atlanta, y una vez a Miami, Boston y los Clippers, además de que devolverá la visita a los Bucks el 11 de abril, un partido que podría podría definir al octavo clasificado del Este.

Un mes arduo espera a los Knicks, cuya temporada regular terminará el 26 de abril, en Charlotte, en el último de nueve partidos como visitantes.

Hoy, el quinteto dirigido por Woodson disputa el primero de siete partidos en el Garden. Y pese a las lesiones, la ilusión está allí, sobre todo por la buena racha de los Knicks bajo las riendas de Mike Woodson. Hasta ahora, el ex coach de Atlanta ha guiado al equipo a siete triunfos en ocho partidos.

La misión ante Orlando no será fácil, puesto que el Magic llega a Nueva York como tercero en la Conferencia del Este, con marca de 32-18. Sin embargo, con los playoffs en mente, los Knicks necesitan jugar como lo hicieron el lunes, imponiendo defensa y siendo un poco más certeros en los lanzamientos.

nube.urgiles@eldiariony.com