Por ser blanco de críticas abre fuego contra alumnosPistolero de Oakland disparó porque se burlaban de él

Al sospechoso del ataque en Oakland lo molestaban por por no hablar bien el idioma inglés
Por ser blanco de críticas abre fuego contra alumnosPistolero de Oakland disparó porque se burlaban de él
Un oficial policiaco rastrea la zona circundante al parque Martin Luther King Jr. en Oakland, donde se cree que el sujeto tiró el arma.
Foto: AP

OAKLAND.- La vida de Goh era un desastre incluso antes de que se convirtiera en sospechoso de la mayor cantidad de muertes por disparos en una escuela en el país desde Virginia Tech.

Lo perseguían los acreedores. Lloraba la muerte de su hermano. En enero, fue expulsado de la universidad de Oikos, una pequeña escuela cristiana donde estudiaba enfermería. Y según la policía, estaba enojado.

Goh, nacido en Corea del Sur, les dijo que sentía que le faltaban el respeto cuando bromeaban sobre sus pocos conocimientos de inglés en la escuela de Oakland, un instituto universitario fundado como un lugar seguro donde los inmigrantes coreanos pudieran adaptarse a un nuevo país y desarrollar una nueva carrera laboral.

De manera que compró un arma y unas pocas semanas después se vengó, abriendo fuego en la universidad el lunes en un incidente que dejó seis estudiantes y una recepcionista muertos y tres personas más heridas, dijeron las autoridades.”Es muy, muy triste”, dijo Howard Jordan, jefe de policía. “Tenemos siete personas que no merecían morir y otras tres heridas porque alguien no pudo enfrentar las presiones de la vida”.

La policía ha comunicado muy poca información sobre Goh, excepto que se había convertido en ciudadano estadounidense.

Desde su detención en un supermercado cerca de la escuela poco después de los disparos, los detalles sobre su vida que han surgido hasta ahora sugieren que era un hombre que tuvo dificultades para enfrentar problemas personales y familiares en los últimos diez años.

Aunque los registros muestran una dirección en Oakland para Goh en 2004, vivió la mayor parte de la década en Virginia. En ese estado ocurrió la masacre de Virginia Tech en la que murieron 32 personas en 2007. El hombre que disparó en esa oportunidad era un estudiante con una enfermedad mental que luego usó la pistola para disparar contra sí mismo.

Goh, 43 años, pasó unos pocos meses a fines de 2005 en el suburbio Richmond y tres años en el Condado Gloucester junto a la Bahía Chesapeake, donde vivió en un viejo complejo de casas a la vuelta de la esquina de un depósito.

Sus vecinos lo recordaron como una persona muy tranquila, pero dijeron que hablaban si ellos le hablaban primero. Goh era reservado al punto de que su vecino Thomas Lumpkin, de 70 años, nunca supo el nombre de Goh.

“Siempre estaba bien vestido, bien afeitado y con un buen corte de cabello”, dijo.

En 2009, Goh fue desalojado porque estaba atrasado en el pago del alquiler. Se dejó un mensaje en la oficina de alquiler del apartamento el martes que no fue devuelto de inmediato.Los registros en línea en las dos localidades de Virginia muestran que, mientras Goh estuvo allí, acumuló decenas de miles de dólares en embargos preventivos y fallos judiciales, incluyendo una deuda de 10,377 dólares con el banco SunTrust en 2006.

El Departamento de Rentas también emitió embargos preventivos fiscales en su contra en 2006 y 2009 por un total de más de 23,000 dólares, aunque aparentemente Goh pagó unos 14,000 dólares en 2008, según los registros.

De acuerdo con los registros del Tribunal del Condado Gloucester, Capital One lo demandó por 985.96 dólares por una factura de tarjeta de crédito impaga, además de los costos judiciales. El tribunal emitió un fallo en su contra el 9 de diciembre de 2011.

Su hermano era un sargento del ejército con destino en Alemania que murió en un choque de automóvil en marzo de 2011 mientras participaba en un entrenamiento para una selección de Fuerzas Especiales en Virginia, según el periódico militar Stars and Stripes.

El mismo año, la madre de Goh murió en Corea del Sur, adonde se había mudado, dijeron los exvecinos de la mujer en Oakland al San Francisco Chronicle.No queda claro cómo se ganaba la vida Goh antes de convertirse en un estudiante de enfermería en una pequeña escuela privada de unos 100 estudiantes. Pero en enero, Goh fue expulsado. Los funcionarios de Oikos no han dicho públicamente qué provocó la expulsión.Según la política disciplinaria de la escuela, es posible expulsar a un estudiante si amenaza o causa daños a una persona o a los bienes de la escuela. “Debido a que Oikos funciona como una comunidad de creyentes, los estudiantes deben demostrar una actitud respetuosa en todas las circunstancias”, dice.

Jordan dijo que las autoridades expulsaron a Goh por problemas de conducta no especificados y que había tenido problemas de “manejo del enojo”.

Las personas en la escuela “le faltaban el respeto, se reían de él”, dijo Jordan. “Se burlaban de su poco conocimiento de inglés. Lo hizo sentir aislado en comparación con los otros estudiantes”.

Aproximadamente a las 10:30 de la mañana del lunes, después de planificar el ataque durante semanas, Goh llegó a la escuela en un parque industrial cerca del aeropuerto de Oakland, dijo la policía. Al entrar al edificio, Goh se mostró decidido a encontrar una administrativa de la escuela que no estaba allí, dijo Jordan.

Goh entonces se acercó a la recepcionista, y la llevó a un salón de clases, dijo Jordan.

Goh “comenzó a ordenar a la gente que se pusiera de pie, comenzó a gritarles”, dijo el jefe de policía. “Luego comenzó a perder el control. Les pidió que se pusieran en fila. Algunos lo hicieron, otros no, y ahí es cuando comenzó a disparar”.

Cuando llegó la policía, cinco de las víctimas ya estaban muertas. Otras dos murieron en el hospital.Una de las personas asesinadas fue la recepcionista Katleen Ping, 24, que llegó a EEUU. desde Filipinas en 2007 y que deja un hijo de 4 años, dijo el padre de la mujer, Liberty Ping. Describió a su hija como la roca de la familia.”Estamos concentrándonos solamente en los aspectos positivos”, dijo. “Está con el Señor. Está en un lugar mejor ahora”.

Hasta ahora, dijeron los investigadores, Goh no ha demostrado ningún arrepentimiento. Goh parecía haber seleccionado a sus víctimas al azar y ninguna de ellas eran quien presuntamente lo molestaban, dijo Jordan.

La policía djio que Goh ha colaborado con los agentes, aunque no dijo dónde dejó la pistola semiautomática usada en el tiroteo, y está detenido sin fianza bajo sospecha de siete cargos de asesinato, tres cargos de intento de homicidio y otros cargos. Se espera que comparezca por primera vez ante el tribunal el miércoles de tarde.

Mientras tanto, los deudos de la gran comunidad coreana de Oakland tenían planeado reunirse en una iglesia de Oakland el martes de noche para recordar a las víctimas y lamentar cómo alguien de los suyos podía haber llevado a cabo algo tan horroroso.

Romie John Delariman, que enseña en el programa de enfermería de Oikos, dijo que conocía a Goh y a las víctimas, y estaba demasiado afectado para hablar sobre lo que había pasado. Dijo que estaba muy preocupado por el bienestar de sus estudiantes.

“Tengo estudiantes que no tienen familia aquí, y no tienen a nadie en quien confiar”, dijo. “¿Qué vamos a hacer?”.