Debaten la postura migratoria de Romney

Un análisis sostiene que una presidencia de Mitt Romney incluiría "vía libre" para que cada estado aplicara su ley de inmigración, veto al Dream Act y la utilización en todo el país del sistema E-Verify
Sigue a El Diario NY en Facebook
Debaten  la postura  migratoria de Romney
Según analistas, una presidencia de Mitt Romney incluiría 'vía libre' para que cada estado aplicara su propia ley de inmigración
Foto: AP

A juzgar por las declaraciones y posturas que ha tomado durante la primaria de su partido, una presidencia de Mitt Romney incluiría “vía libre” para que cada estado aplicara su ley de inmigración, veto al Dream Act como está planteado hoy y la utilización en todo el país del sistema E-Verify por parte de empleadores.

Así lo afirmó ayer un análisis publicado ayer por el Center for America Progress (CAP), una organización progresista en Washington, aunque estas conclusiones son consistentes con lo declarado por Mitt Romney durante la campaña.

“Todo dependería en gran medida de quienes son los asesores de un presidente Romney”, dijo Angela Kelley, experta en inmigración de CAP. “Por el momento uno de los más destacados es Kris Kobach, el padrino de la ley de Arizona y otras leyes estatales, que Romney calificó como “modelo” para la nación”.

Más recientemente, el senador republicano de la Florida Marco Rubio, ha estado hablando de la posibilidad de un “Dream Act” modificado para ofrecer un estatus legal a jóvenes indocumentados que vinieron de niños, pero ha insistido en que no se les dé un estatus “que permita que patrocinen a familiares”.

No está claro en qué consistiría ese Dream Act todavía, ya que no hay un proyecto de ley concreto.

La campaña de Mitt Romney no estuvo disponible para responder a estos cuestionamientos, pero Jennifer Korn, directora ejecutiva del Hispanic Leadership Network, una organización latina conservadora, indicó que sonaban “demasiado partidistas”.

“Este es un tipo de retórica muy agresivo, es obviamente un planteamiento de campaña”, dijo Korn. “La única manera en la que vamos a poder arreglar la situación es con trabajo bipartidista”.

Korn indicó que tratar de seguir empujando un Dream act que “no ha logrado ser aprobado en 12 años” no tiene sentido. Korn aseguró que “el senador Rubio y también Mitt Romney estarían dedicados a aprobar algo que ayudara a los niños que no hicieron nada malo. Trabajarían con ambos lados del espectro político”.

Por su parte, el alcalde de San Antonio Julián Castro, una nueva y joven estrella del mundo demócrata, dijo que “no puede compararse a los dos partidos en cuanto al apoyo a la reforma migratoria, ya que la mayoría de los demócratas la ha apoyado y la mayoría de los republicanos se ha opuesto, incluyendo el Dream Act”.

Durante el último voto sobre el Dream Act en diciembre de 2010, la medida se aprobó en la Cámara por un voto de 216 a 198. Sólo 8 votos a favor fueron republicanos. En el senado el Dream Act fue derrotado, sólo 3 senadores republicanos votaron a favor.

Kelley y el reporte de CAP señalan que un Presidente Romney probablemente “abandonaría todas las apelaciones y los casos contra la Ley de Arizona” y otras leyes estatales que lleva a cabo la actual dirigencia del Departamento de Justicia.

“Los estados tendrían mano libre para perseguir su propia política migratoria”, dijo Kelley.

Romney ha dicho que la Ley de Arizona es “un modelo” para el país y su asesor Kobach ha declarado a los medios que está en conversaciones con la campaña para expandir su aplicación a todo el país y expulsar a la mitad de todos los indocumentados durante un primer período de gobierno del republicano.

Korn dijo que “no estoy segura de qué tan cercano colaborador de Romney sea Kobach, a veces se trata de uno de muchos asesores”.

“Romney ha comentado sobre esas leyes pero ha dicho que es mejor si el Gobierno federal arregla el problema para que los estados no lo tengan que hacer”, dijo. “No podemos tener 50 leyes migratorias en el país”.

Korn no habla por la campaña de Romney, pero su organización fue impulsada por Jeb Bush, el exgobernador de Florida que tiene un perfil más pro inmigrante y del que ya se habla como otro posible compañero de fórmula para Romney en una campaña general.