Policía recibido entre aplausos

Oficial hispano apuñalado en la cabeza es dado de alta
Policía recibido entre aplausos
Eder Loor, un policía de origen ecuatoriano, aseguró estar 'simplemente feliz de estar vivo', al salir ayer del hospital.
Foto: Humberto Arellano / EDLP

Nueva York.- Eder Loor, un policía de Nueva York de origen ecuatoriano que fue apuñalado en la cabeza hace sólo dos semanas, fue dado de alta ayer del hospital, justo a tiempo para celebrar el cumpleaños de su hija.

Quince días antes, un hombre perturbado introdujo un cuchillo a Loor en el cráneo, quedándose a escasos milímetros de causarle daños irreversibles, por lo que los médicos sólo pueden calificar su recuperación de “milagrosa”. Ayer, el policía podía hablar casi perfectamente y hace dos días, incluso, fue a correr por el Parque Central.

Los doctores del hospital Monte Sinaí de Manhattan, donde Loor estuvo ingresado, aseguraron que el agente ya es casi autosuficiente, y que sólo tiene leves secuelas, como una ligera parálisis facial y alguna deficiencia sensorial que muy probablemente podrá superar a través de las terapias de rehabilitación.

“Estoy simplemente feliz de estar vivo”, dijo Loor, de 28 años, antes de dejar el hospital. “No estoy al 100%, pero tengo que dar gracias a Dios y a todos los médicos que me han ayudado”.

Loor añadió que aún no sabe si volverá a ejercer de policía y que es muy pronto para hablar de eso.

El policía estuvo acompañado en todo momento por su mujer, Dina, de origen nicaragüense, que está embarazada y dará a luz en julio. El matrimonio tiene otra hija que, justo en el día en que su padre recibía el alta, celebraba su quinto cumpleaños.

“Tener a su papá es todo lo que ella quería como regalo”, dijo Dina Loor entre lágrimas. “Sólo puedo dar gracias a Dios por esta segunda oportunidad en la vida que nos ha dado”.

El pasado 17 de abril, Loor y su compañero, Luckson Merisme, respondieron a una llamada al 911 de una madre que decía que su hijo, Terrence Hale, con problemas de esquizofrenia, necesitaba ir al hospital. Cuando los agentes llegaron a la entrada de su domicilio de East Harlem se encontraron con Hale, que se resistió y apuñaló a Loor en la cabeza.

Mientras Merisme perseguía al sospechoso, Loor mantuvo la lucidez de sacarse él mismo el cuchillo de la cabeza antes de perder la consciencia.

Hale, de 26 años, fue acusado de intento de asesinato en modalidad grave, agresión y posesión ilegal de un arma. Ya había sido arrestado anteriormente en cuatro ocasiones.

Loor es agente del NYPD desde hace seis años y actualmente trabaja con el cuartel 23. Hoy mismo recibirá un homenaje durante un acto del PBA, el sindicato de policías.

Los médicos y sus compañeros lo describen como un increíble deportista con una gran afición a correr. Justo un día antes de recibir el alta, no desperdició la primera ocasión en la que se vio con fuerzas para ejercitarse en Central Park, que está justo frente al hospital donde estaba ingresado.

“No sé cuando estará listo para correr su siguiente maratón, pero no me extrañaría nada que lo volviese a hacer algún día”, declaró el neurocirujano Joshua Bederson, quien salvó la vida de Loor tras una delicada operación que se prolongó durante varias horas.