Reclaman un México ‘en paz’

Madres de desaparecidos realizan una multitudinaria marcha exigiendo justicia
Reclaman un México ‘en paz’
Madres y familiares marcharon hacia el congreso del estado exigiendo esclarecer los casos sus seres queridos desaparecidos.
Foto: Notimex

MÉXICO, D.F. (EFE).- Cientos de madres y familiares de desaparecidos marcharon ayer por la capital mexicana para dejar claro que mientras sus hijos estén en paradero desconocido no tienen nada que celebrar en el Día de la Madre, al tiempo que exigieron justicia al Gobierno.

Procedentes de diferentes estados, los integrantes de la llamada “Caravana de la dignidad nacional-madres buscando a sus hijas e hijos y buscando justicia” recorrieron el Paseo de la Reforma, uno de los más importantes de la urbe, al grito unánime de “vivos se los llevaron, vivos los queremos”.

Con pancartas, mensajes y fotos de los desaparecidos en carteles, camisetas o pegatinas, la caravana exigió a las autoridades federales y estatales que trabajen por esclarecer los casos y que no haya “ni un desaparecido más”.

En el emblemático Ángel de la Independencia, donde concluyó la marcha, los organizadores reclamaron un programa urgente de búsqueda de los desaparecidos, la creación de un censo nacional de casos y una subprocuraduría especial para personas desaparecidas a nivel federal.

Asimismo, pidieron el desarrollo de un protocolo de investigación homologado a toda la república, un programa federal de atención a los familiares de las personas desaparecidas y que se acepten todas las recomendaciones del informe del grupo de trabajo de la ONU para desapariciones forzadas.

“Queremos hacer patente que esta lucha no es únicamente por nuestros hijos, sino también por sus hijos, hijas y esposos, para que nunca le vuelva a suceder esta tragedia a nuestro país”, señalaron.

Después de tanto dolor y sufrimiento, nos merecemos “un México en paz en donde todos y todas vivamos con dignidad”, dijeron los organizadores.

Exhortaron a la sociedad a no permanecer “indiferente” ante el dolor de miles de familias que son destruidas por una problemática que sucede con “mayor fuerza y de manera reiterada” desde que el presidente Felipe Calderón “decidió llevar a cabo su guerra contra el narcotráfico” al asumir el poder, en el año 2006.

Durante el acto, que continuará por la tarde con la participación de actores sociales e intelectuales en actividades de denuncia y de búsqueda de soluciones, se leyeron los nombres de las personas desaparecidas, lo que se prolongará durante todo el día.

La caravana, integrada por organizaciones como el Centro de Derechos Humanos, las Fuerzas Unidas por Nuestros Desaparecidos en México y la Asociación Justicia para Nuestras Hijas, tiene previsto permanecer en el Distrito Federal hasta mañana viernes y reunirse con diferentes organizaciones y autoridades.

Rosario Villanueva, madre de Óscar, desaparecido en el norteño estado de Coahuila en 2009 tras ser detenido por policías federales, expresó que aunque no pierde la esperanza de encontrarlo con vida ahora solo piensa en buscarlo, y precisó que ha sido muy difícil seguir adelante.

“El alma se me salía del cuerpo y no hubiera podido continuar si no hubiera sido por el tratamiento psiquiátrico. Esto ha sido muy duro, se acercan tantos casos iguales o peores, es una situación horrorosa, pero vamos a seguir luchando”, expresó.

Junto a ella, Patricia Reyes, madre de Rocío, desaparecida en el estado de Chihuahua hace dos años y cuatro meses, cuando tenía 18 años de edad, aseguró que “nadie hace nada, porque los propios gobiernos son cómplices de esta situación”.

“Estábamos en casa y eran las 9.30 de la noche cuando llegaron unos ocho o diez efectivos del Ejército mexicano y se llevaron a mi hija, así sin más ni más, sin decirme por qué y así estamos hasta la fecha”, explicó entre lágrimas.

Para ella, como para el resto de madres, hoy no hay nada qué celebrar, pues en su casa, recuerda, “hay un silla, una recámara y un plato que siempre están vacíos”.

Organizaciones como Amnistía Internacional (AI) se solidarizaron hoy con las madres de los desaparecidos y pidieron al Gobierno mexicano que instaure “un mecanismo de búsqueda inmediata” de personas desaparecidas, así como “la investigación eficaz y la atención integral para los familiares de personas desaparecidas”.

Datos extraoficiales apuntan a que más de 10 mil personas habrían desaparecido en México durante el mandato de Calderón (2006-2012), quien lanzó una estrategia de combate frontal al crimen organizado que no ha logrado reducir una ola de violencia que ha dejado unas 50 mil víctimas mortales.