Indocumentado se forja un futuro

Tras perder su trabajo el inmigrante se dedicó a la venta de comida típica
Indocumentado se forja un futuro
Al mexicano David Martínez el haber perdido su trabajo y el hecho de ser indocumentado no lo han amilanado, y ahora prospera con su negocio de comidas.
Foto: EFE

Chicago – Con un próspero negocio de elaboración y venta de empanadas y pastes hidalguenses, el mexicano David Martínez puede ser incluido en la categoría de emprendedores empresariales que la municipalidad de Chicago quiere promover entre los inmigrantes.

Pero David es indocumentado y aunque no descarta que en el futuro pueda establecerse formalmente, el objetivo inmediato de este inmigrante es sobrevivir después de haber perdido su trabajo en una panadería mayorista de la ciudad.

“Durante tres años hice de todo un poco, desde limpieza a producción”, dijo.

“Pero cometí un error y quedé desempleado, por lo que tuve que encarar inmediatamente la forma de subsistir”, agregó.

La reacción fue inmediata y el mismo día que perdió su trabajo comenzó su negocio de elaboración y venta de empanadas y pastes hidalguenses, aprovechando la experiencia adquirida en Chicago y los conocimientos que trajo de México, donde aprendió a hornear y adquirió el amor por esos alimentos.

“A mí me corrieron a las 3 de la tarde y a las 3 y media ya estaba comprando la papa y la carne para hacer los rellenos, junto a la harina y la mantequilla, para hacerlas en la casa. Eso fue lo más chistoso porque en ese momento me dije voy a hacer pastes. No tenía otra opción”, señaló en una entrevista.

La Oficina Nuevos Americanos de la municipalidad realiza talleres informativos para facilitar el trabajo de inmigrantes emprendedores como Martínez, en particular para que puedan navegar en el complejo proceso de las licencias municipales, las leyes impositivas y la interacción con cámaras comerciales.

Esto podría encajar perfectamente en los planes futuros de David Martínez, de 27 años, quien llegó a Chicago siete años atrás “por influencia de amigos” que ya estaban en esta ciudad.

David comenzó en 2009 con 50 empanadas y pastes y en la actualidad produce entre 200 y 300 piezas diarias.

Saúl es soltero, toda su familia vive en México, y tiene planes de permanecer en Chicago para establecerse formalmente el día que pueda regularizar su estatus migratorio.