Investigan por corrupción a agentes aduanales

Washington – La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) de Estados Unidos mantiene abiertas al menos 90 investigaciones por corrupción y mala conducta entre sus empleados, reveló el subcomisionado de esa agencia, Thomas Winkowski.

Durante una comparecencia ante el Comité de Seguridad Nacional de la Cámara de Representantes el jueves, Winkowski aseguró a los legisladores que la CBP toma muy en serio las medidas para prevenir y, en su caso, investigar y perseguir las acusaciones de corrupción.

“Al día de hoy, agentes de Asuntos Internos de la CBP trabajan hombro con hombro con agentes de la Oficina del Inspector General del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) en unas 90 investigaciones por corrupción y mala conducta entre sus empleados”, señaló.

Al menos 130 agentes aduanales de Estados Unidos fueron arrestados o acusados por actos de corrupción que incluyen tráfico de drogas, contrabando de personas, lavado de dinero y conspiración criminal en los últimos ocho años.

La Oficina del Inspector General del DHS estimó que el número de quejas contra agentes de CBP aumentó 38% desde 2004, dijo durante la audiencia el presidente del subcomité de Supervisión e Investigaciones del panel, el republicano Michael McCaul.

Entre las razones citadas por el inspector general, añadió el legislador, figuran los intentos de los cárteles mexicanos de las drogas para corromper a agentes aduanales y migratorios de Estados Unidos.

Se trata de la continuación de proceso de escrutinio de la CBP por parte del Congreso que incluyó una audiencia similar el año pasado con la comparecencia del entonces director de la CPB, Alan Bersin.

Durante la sesión del año pasado, Bersin sostuvo que el desmantelamiento de los cárteles mexicanos y el aumento de contratación de agentes “amplificaron los incentivos y oportunidades de corrupción de agentes de la CBP”.

Del total de los arrestos de agentes corruptos desde 2004, al menos 95 casos comprometieron misiones de CBP y afectaron potencialmente operativos.

En 2001, CBP mantenía abiertas 613 investigaciones de empleados de las cuales 267, un 44%, involucraban posibles actos de corrupción y 209, un 34%, por comportamiento sospechoso.

De la misma manera el número de quejas se elevó de 3,012 en 2004 a 4,162 en 2010. Los casos de corrupción ocurren a pesar de que CBP tiene la obligación de realizar pruebas poligráficas a los solicitantes de empleo en la agencia.