A bailar salsa

El Congreso de la Salsa de Los Ángeles presenta actuación de Luis Enrique

A bailar salsa
Luis Enrique es uno de los participantes en el Congreso de la Salsa.
Foto: Omar Cruz

Su lírica no es entendida por todo el mundo, pero su ritmo contagioso pone a bailar hasta al más tieso. Es la salsa, ese son cubano que ha conquistado 35 países del mundo .

“No todos entienden lo que dice pero lo bailan”, asegura Albert Torres, presidente del Congreso de Salsa de Los Ángeles que comienza mañana.

Lo que comenzó con un “sueñito” en 1999, se ha convertido en uno de los eventos más importantes para exponer este género y llevar su ritmo a todo el mundo.

El Congreso de la Salsa, que este año realiza su décimo cuarta edición, se ha convertido en la plataforma más importante para no dejar morir este género que, el cantante nicaragüense Luis Enrique dice, tiene poca difusión en la radio.

“La radio no apoya mucho este género. Nos llegamos a escuchar cuando un tema se convierte en rotundo éxito pero hasta ahí”, expresa el cantautor llamado “El príncipe de la salsa”, que con el tema Yo no sé mañana, ha llegado a ganar innumerables premios y vendido millones de copias de su última producción Soy y seré.

Torres señala que “desafortunadamente en la radio no hay ese esfuerzo por tocar la salsa y es algo muy desafortunado”.

Los temas de salsa que regularmente se escuchan son de Celia Cruz, Tito Puente, o de (la orquesta) La Faria Olestar, “es una música bellísima, pero no se le da oportunidad a nuevos talentos como Jimmy Bosch o Jonny Polanco que son tremendos músicos”.

Este congreso, que concluye el domingo, ha sido el escenario para proyectar nuevos talentos de este género tanto en baile como en música.

Torres comentó que en este certamen, además de la presentación de artistas de la talla de Luis Enrique, Polanco, Oscar D’León y El Gran Combo, también habrá talleres de baile, y seminarios sobre la historia de este son.

El Congreso de la Salsa se ha realizado en países como Japón, Canadá, Dubai, por citar algunos. “Esta convención es la que está rescatando el género de salsa”, afirma Torres.