Una motiva ceremonia en NY

Gigantesca bandera, flores y solemne ceremonia frente al río Hudson en Manhattan
Una motiva ceremonia en NY
Veteranos lanzaron ofrendas florales al río Hudson en honor a los héroes.
Foto: JOSE ACOSTA / EDLP

NUEVA YORK “La vida de un soldado es defender la vida tuya”, llevaba escrito en el pecho el veterano de Vietnam Clorindo Nieves, de 75 años, quien se unió a los cientos de veteranos y militares en servicio en la ceremonia anual del Día de Recordación que se realizó en el Intrepid, el Museo de Mar, Aire y Espacio de Manhattan.

Además de servir en Vietnam, Nieves fue soldado de primera clase en Alemania y fue uno de los miembros del Ejército que estuvo a punto de ir a Cuba durante la crisis de los misiles.

“Yo duré dos años activo y cuatro años en la reserva”, dijo Nieves. “El Día de Recordación es importante porque hemos perdido muchos compañeros de arma en las guerras, muchos han sido heridos y otros han quedados deshabilitados sirviendo al país para protegernos a todos”, señaló.

El acto comenzó con las palabras de bienvenida de la presidente del museo Intrepid, Susan Marenoff-Zausner, quien recordó que en el portaviones Intrepid, cuando estaba en servicio, más de 270 marinos perdieron la vida en combate, y señaló que este año conmemoran el bicentenario de la Guerra de 1812, el conflicto bélico entre los Estados Unidos y el Imperio Británico, donde comandante James Lawrence dio su famosa orden estando moribundo: “Don’t give up the ship!” (No abandonar el barco), la cual sigue siendo un grito popular de la batalla naval.

El Comisionado de Policía, Raymond Kelly, quien también es veterano de Vietnam y llegó al rango de coronel, dijo que el Intrepid es “un símbolo del coraje y el sacrificio” y “estamos aquí para conmemorar el sacrificio de aquellos que cayeron en la línea del deber, y aquellos heridos en combate, muchos de los cuales nos acompañan hoy, y otros que están hospitalizados en estos momentos en centros de salud”.

“También honramos a todos aquellos hombres y mujeres que han servido en las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos y los miles que están cumpliendo con su deber en estos momentos en guerra peligrosas”, dijo Kelly.

El momento más emotivo fue cuando un grupo de militares desenrolló una bandera estadounidense de 100 pies, y veteranos de guerra se les unieron y sostuvieron la enorme bandera mientras sonaban trompetas. La ceremonia continuó con ofrendas florales lanzadas al río Hudson en honor a los héroes.