Vigilan ley contra violencia doméstica

Algunas enmiendas buscan eliminar protecciones básicas

Vigilan ley contra violencia doméstica
Autoridades de NYC presumen que existe aún mucho miedo a la denuncia.
Foto: Impremedia / archivo

REDACCION – Cuando tenía dos meses de embarazo a los 16 años, Silvia fue víctima de abuso físico y verbal por parte del padre del hijo que llevaba en el vientre.

“Me empujaba, me aventaba cosas. Le gustaba que le tuviera miedo. No me dejaba hablar con otras personas. Hasta que una noche lo enfrenté y terminé en el hospital”, cuenta Silvia entre sollozos durante una conferencia de prensa.

Silvia, una inmigrante guatemalteca sobreviviente de violencia doméstica quien por protección personal no da su apellido, está en proceso de solicitar la residencia en el país a través del Acta de Violencia en contra de las Mujeres más conocida por sus siglas VAWA. “Todos tenemos derecho a vivir una vida segura”, subraya.

Pero un grupo a nivel nacional que trabaja por la erradicación de la violencia doméstica teme que dicha ley salga debilitada del Congreso.

Por eso a través de una conferencia de prensa lanzaron un llamando para que VAWA se reapruebe con mejoras no con cambios que significarían un retroceso y pone a las víctimas en grave peligro.

La preocupación resurgió a partir de que la Cámara de Representantes aprobó a mediados del mes pasado, en medio de un encendido debate un proyecto de ley de VAWA, el HR4970 que excluye las protecciones incluidas en la versión votada por el Senado S1925, las cuales contienen garantías adicionales para víctimas transgéneros, lesbianas, gays, nativo americanos e inmigrantes indocumentados.

“Estamos preocupados porque por primera vez desde hace 20 años que VAWA fue aprobada en la Cámara de Representantes se pasó una propuesta de ley que no tiene la intención para la cual fue creada por lo que no cuenta con el apoyo de las organizaciones que sirven a las víctimas de violencia doméstica”, dijo Mony Ruíz-Velasco, directora de servicios legales del Centro Nacional de Justicia para los Inmigrantes.

“El mensaje importante que queremos enviar es que se amplíe la cantidad de visas U que se da a quienes cooperan en el esclarecimiento de delitos porque eso es para el bien de la comunidad”, añadió. Hoy en día se dan 10,000 visas U.

Las visas U se otorgan a las víctimas de algunos tipos de crímenes que cooperan con la policía o los fiscales.

La ley VAWA promulgada en 1994 ha sido reautorizada dos veces con un amplio apoyo bipartidista.

“La versión que aprobó el Senado en abril es la ley que queremos al final porque algunas de los cambios que se hicieron en la Cámara de Representantes ponen a las víctimas en peligro”, consideró Rosie Hidalgo, abogada y directora de Política Pública de Casa de Esperanza, una organización latina que lucha contra la violencia doméstica.

Hizo ver que entre los cambios que se quieren hacer figuran quitar la posibilidad de ser residente permanente a quienes cooperen con la policía y les presenta el riesgo hasta de una deportación en un futuro. Actualmente después de tres años se puede ajustar el estatus.

Asimismo la versión de la Cámara de Representantes crea deficiencias y retrasos. “Para la víctima de violencia doméstica el tiempo es esencial y bajos los ajustes a la HR4970 se limita su acceso y la atrapa con el abusador. Algunas víctimas temen sufrir represalias y perder la custodia de sus hijos”, detalló Hidalgo.

Se espera que en las próximas semanas, los miembros del Congreso tengan la oportunidad de conciliar las dos versiones de VAWA, la del Senado y la de la Cámara de Representantes.