Twitter ayuda a cambiar estructuras mundiales

Montevideo/EFE – Twitter no hace las revoluciones, lo hace el desencanto, pero puede ayudar a cambiar estructuras de poder en el mundo, como intenta en España el movimiento 15-M gracias a las redes sociales, afirmó en una entrevista la investigadora española Mireia Fernández-Ardévol.

“Se sataniza demasiado el canal y no los hechos”, advierte la experta, que brindó en la Universidad ORT de Montevideo la conferencia “Protestas y redes sociales online- ¿la revolución se tuitea o la revolución sucede en Twitter?”. Fernández-Ardévol, profesora asociada de la Universidad de Barcelona y codirectora del programa de investigación Comunicación Móvil, Economía y Sociedad, de la Universitat Oberta de Catalunya, recuerda que el germen de las revoluciones es el “desencanto”.

“Las revoluciones, manifestaciones o protestas no pasan si no hay una motivación, los canales de comunicación solamente hacen que la forma de las protestas sea diferente”, recalca.

Twitter o Facebook son “medios de autocomunicación de masas porque son autónomos”, ya que “tú decides qué tipo de noticias envías y a quién sigues”, resume Fernández-Ardévol, antes de reiterar que “internet es un instrumento, no un objetivo” y subrayar que esa herramienta “puede ser usada de forma buena o mala”.

El fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, puede utilizar con fines positivos o negativos la información de que dispone, al igual que un teléfono móvil puede servir para avisar de un incendio o para detonar una bomba, expone a modo de ejemplo.