Chicago refuerza protección a inmigrantes

La nueva ordenanza de la ciudad impide que la Policía pregunte sobre el estatus migratorio a las personas que no hayan cometido delitos graves.
Chicago refuerza protección a inmigrantes
Se indicó que Rahm Emanuel está comprometido en hacer de Chicago "la ciudad del mundo más amistosa para los inmigrantes".
Foto: Archivo

Chicago – El alcalde de Chicago, Rahm Emanuel, presentó al Concejo Municipal una ordenanza para proteger a los indocumentados e impedir que la Policía pregunte sobre el estatus migratorio a las personas que no hayan cometido delitos graves.

“La historia de esta ciudad está escrita por inmigrantes y esta ordenanza es consistente con nuestros valores, nuestra economía e intereses personales”, dijo Emanuel en una conferencia de prensa realizada en una escuela secundaria del barrio mexicano de La Villita.

El alcalde exhortó a los inmigrantes a no tener miedo al denunciar crímenes, como víctimas o testigos- “Si no tienen antecedentes criminales nada tienen que temer, son bienvenidos a Chicago”.

Emanuel, que en su primer año de gobierno creó la Oficina Nuevos Americanos para convertir a Chicago en la ciudad que mejor recibe a los inmigrantes en todo el país, dijo que la nueva ordenanza busca evitar que los indocumentados sean “injustamente detenidos y deportados”.

A su lado, el congresista demócrata por Illinois, Luis Gutiérrez, dijo que “nadie en esta ciudad debe temer a la policía. Ellos están para servir y proteger a los habitantes de Chicago”.

El legislador destacó las diferencias sobre cómo son tratados los inmigrantes en Chicago o Arizona.

“Aquí se respeta a los inmigrantes, no se los usa como chivo expiatorio”, afirmó.

La ordenanza “Ciudad acogedora” introduce enmiendas a otra vigente desde 2006, que, según grupos proinmigrantes, no era cumplida al pie de la letra por el Departamento de Policía de Chicago.

En la nueva ordenanza se establece que los indocumentados solamente serán detenidos si tienen una orden de arresto pendiente de autoridades locales o federales o si han sido convictos de crímenes graves y permanecen ilegalmente en Estados Unidos.