Santos mantendrá vigilancia militar en el Cauca

El Ejército colombiano no abandonará la zona pese a la "insatisfacción" de las comunidades indígenas.
Santos mantendrá vigilancia militar en el Cauca
Indígenas pasan frente a un rebelde de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia en las afueras de Toribío, al sur de Colombia.
Foto: AP

Naciones Unidas/EFE – La ministra de Relaciones Exteriores de Colombia, María Ángela Holguín, reiteró ayer en la ONU que el Ejército colombiano no abandonará el departamento del Cauca (suroeste) pese a la “insatisfacción” de las comunidades indígenas de la zona que viven en esa convulsa región del país.

“Los habitantes indígenas de la zona están insatisfechos por las medidas de seguridad, pero el Gobierno reitera que seguirá trabajando y fortaleciendo su capacidad para poder retornar la tranquilidad a los habitantes del Cauca”, respondió Holguín a preguntas de la prensa en la sede central de la ONU en Nueva York.

La ministra, que presidió un debate en el Consejo de Seguridad de la ONU sobre la Comisión de Consolidación de la Paz, reconoció que el Cauca vive un momento “muy convulso”, pero aseguró, como hizo un día antes el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, que el Ejército seguirá actuando.

Holguín explicó que la región, maltratada por los ataques de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y los combates con el Ejército colombiano, cuenta con una mayoría de población indígena que quiere controlar por sí misma la situación de seguridad, algo que calificó de “completamente imposible”.

“El Ejército no se va a retirar y queremos llegar a trabajar conjuntamente con ellos. Es un momento en el que hay mucha insatisfacción, pero se va a restaurar la calma en la zona”, subrayó la canciller.

Las declaraciones de la canciller se producen después de que este jueves unos cien indígenas desalojaran a las tropas del Ejército colombiano que protegían un cerro con antenas de telecomunicaciones civiles en Toribío, localidad del Cauca, y pidieran que el exjuez español Baltasar Garzón actúe como su interlocutor con el Gobierno.

La petición responde a que el exjuez ha colaborado desde años atrás en la defensa de los derechos de las comunidades aborígenes del Cauca, que se han declarado neutrales.