Golpe a ‘dominio de narcos’ en El Barrio

Con el arresto de 19 miembros de dos pandillas dedicadas a la venta de drogas, las autoridades esperan que los habitantes del conjunto de viviendas Wagner y Taíno Towers no sufran la violencia generada por estas actividades ilícitas.
Golpe a ‘dominio de narcos’ en El Barrio
Wagner Houses, en East Harlem
Foto: GLORIA MEDINA / EDLP

NUEVA YORK – Los residentes de dos complejos de vivienda pública, ahora podrán entrar a sus hogares sin tener que pasar en medio de los pandilleros que manejaban un “mercado de drogas” en East Harlem. Las autoridades desbarataron una banda que atemorizaba ese sector y mantenía como “rehenes” a los habitantes de los edificios.

La fiscalía de Manhattan, junto con el Departamento de Policía y la Autoridad de Vivienda en la ciudad de Nueva York (NYCHA), anunciaron ayer el arresto de 19 miembros de dos pandillas que se dedicaban a vender drogas dentro del conjunto de viviendas públicas Wagner y Taíno Towers en East Harlem.

Los acusados -entre las edades de 17 y 32 años- quienes pertenecían a las pandillas “20 Blocc” y “Flow Boyz”, fueron instruidos de cargos ayer en la Corte Suprema de Manhattan.

De dos en dos fueron pasando frente al juez, donde los sujetos -entre ellos dos hispanos- se declararon inocentes de los cargos de conspiración en segundo grado y venta ilícita de sustancias controladas en tercer grado.

“Estas personas están acusadas de mantener rehenes a los residentes de estas comunidades por lo menos en los últimos tres años”, dijo ayer Cyrus Vance Jr., fiscal de Manhattan.

Las ventas de crack se realizaban en las aceras, parques, dentro de los edificios, escaleras, pasillos y frente al centro comunal dentro de los conjuntos de viviendas públicas. Además, utilizaron por lo menos uno de estos apartamentos para cocinar el crack, según Vance.

Tras 18 meses de vigilancia, las autoridades obtuvieron evidencia en video y grabaciones de cómo operaban las bandas. Johniece Erby, de 27 años, de la pandilla Flow Boys, está acusada de preparar el crack desde el apartamento donde vivía. La investigación determinó que, desde la prisión de Rikers Island, la acusada se comunicó con un cómplice para preguntar si era crack duro o en polvo suave y si tenía que cocinarla.

El territorio del complejo de vivienda que consta de 22 edificios, estaba dividido entre los dos grupos y eran independientes, pero se unían cuando cualquier tercer grupo intentaba entrar en su territorio, según el fiscal.

Entre los arrestados están los hispanos Frenchy Dávila, de 21 años; y Arturo García, de 19. Ambos pertenecían a la pandilla “20BLOCC”.