Polémica por evaluación de los maestros

Intentan revivir ley AB5 para que resultados estandarizados no sean clave
Polémica por evaluación de los maestros
Warren Fletcher, líder de UTLA (centro) y quien se opone a que pruebas estatales sean parte de la valoración.
Foto: Aurelia Ventura / La Opinión

Poner en vigor una nueva evaluación efectiva de los maestros en California, y en particular en el distrito escolar de Los Ángeles (LAUSD), ha despertado una gran controversia.

Mientras en Los Ángeles el LAUSD y su sindicato de maestros siguen sin llegar a un acuerdo sobre el nuevo plan de evaluación docente, que debe presentarse el 4 de septiembre, en la legislatura estatal se intenta revivir la iniciativa de ley AB 5, que apoya otras alternativas para medir la efectividad de los maestros sin que el elemento principal sean los resultados de los exámenes estandarizados.

El asambleísta Felipe Fuentes, es quien está al frente de promover que la AB 5 sea aprobada en la legislatura estatal para remplazar a la actual ley Stull Act, que exige que los resultados estandarizados sean incluidos en las evaluaciones de los docentes.

“Aunque el asunto de la evaluación de maestros es controversial, todos estamos de acuerdo que el actual sistema es inconsistente, complicado, y no ayuda en la educación de nuestros niños, ni permite la mejoría para los maestros”, dijo Fuentes.

“Mi meta es establecer un sistema de evaluación justo y transparente en la que todos los involucrados sean responsables. AB 5 es la guía a una mejor instrucción”, añadió.

Pero varios grupos que abogan por una reforma educativa en California, como EdVoice, Students First, Teach Plus entre otras, han manifestado su fuerte rechazo a la inicitaiva de ley AB 5.

“Esta eliminaría la responsabilidad de los enseñan en California y de asegurar que las escuelas están haciendo lo que se supone deben hacer “, dijo Bill Lucia, presidente de EdVoice, la organización que hace más de dos meses apoyó a un grupo de padres en una demanda interpuesta en contra del LAUSD por violar la actual ley.

Sin embargo otros grupos de abogacía en la educación como Public Advocates están a favor de que la AB 5 se imponga como la ley estatal que mejore el actual sistema de evaluación y aseguran que sí se incluirán los resultados estandrizados, tanto a nivel local como estatal.

“Con AB 5, por primera vez la comunidad, los padres y los estudiantes tendrán una voz en cuanto a cómo deben ser evaluados. Es un cambio positivo”, indicó Liz Guillén, directora de asuntos comunitarios de Public Advocates.

Guillén destacó que los estudiantes latinos se beneficiarán mayormente de estos cambios porque son ellos los más afectados por las evaluaciones docentes que se enfocan en los resultados estandarizados.

“Se sabe que los estudiantes latinos y inmigrantes no son los que obtienen los mejores resultados estandarizados. Estos estudiantes son los más afectados en el actual sistema porque aleja a maestros efectivos de estudiantes como estos con necesidades más grandes “, señaló.

Asimismo, el sindicato de maestros de Los Ángeles (UTLA) se ha mantenido consistente en su rechazo a un sistema de evaluación basado en los resultados de exámenes estandarizados.

“Basar la efectividad de la enseñanza en puntos, sería igual que tener la calificación del departamento de Salud de un restaurante basado en su limpieza”, declaró Warren Fletcher, presidente de UTLA, que representa a más de 38,000 maestros y empleados escolar en Los Ángeles. “Eso sería disminuir nuestra profesión y UTLA debe resistirse a eso”, enfatizó.

Por el contrario, Edwin Ramírez, un padre de una estudiante del LAUSD, cree que “no tiene ningún sentido que se dé la oportunidad al sindicato de negociar con el distrito sobre cómo deben ser evaluados los maestros. Los resultados deben importar”, dijo y opinó que imponer una nueva ley de evaluación que permita que todas las partes opinen en el proceso es un paso atrás. “Uno no tiene que opinar cómo ser evaluado, se es competente o no se es y punto”, aseveró.