Moda en París: Duelo de elegancia y kitsch (fotos)

La Semana de la Moda de París presentó la tendencia elegante de Balenciaga, lo kitsch de Manish Arora y los estampados de Barbara Bui.
Moda en París: Duelo de elegancia y kitsch (fotos)
Un diseño de Manish Arora en la Semana de la Moda de París.
Foto: AP Photo / Jacques Brinon

París (EFE).- La elegante distinción de Balenciaga, casa que abrió el día de desfiles, y las reminiscencias “kitsch” del diseñador indio Manish Arora se apoderaron de la tercera jornada del “prêt-à-porter” primavera-verano de la Semana de la Moda de París.

Los soberbios volantes que el modisto francés Nicolas Ghesquière ofreció a su creación para Balenciaga fueron los protagonistas de un espectáculo que brilló por la tensión entre las formas redondeadas y las estrictas líneas rectas.

Los colores neutros, como el blanco, el negro, el beige o el azul marino, se hicieron con una pasarela en la que predominaron los estampados lisos que se contraponían en dualidad cromática.

Ghesquière, una de las figuras más relevantes del universo de la moda desde que en 1997 fue nombrado director artístico de la casa que fundó el vasco Cristóbal Balenciaga, revisitó las faldas de tablas y se dejó llevar por los “tops” que se complementan con los trajes de chaqueta.

La nota de originalidad procedió de una prenda rectangular, un chaleco construido cerrado hasta el cuello, que cubre el torso dejando el vientre y los hombros al descubierto.

Balenciaga contó con una primera línea de lujo, con la presencia de las actrices Kristen Stewart y Salma Hayek.

El diseñador indio Manish Arora presentó una colección sobrecargadamente bizantina, dominada por los destellos dorados de una joyería omnipresente que rememoraba los orígenes del que fue director artístico de Paco Rabanne.

“Cuando decidí que la India iba a ser mi fuente de inspiración, la joyería es lo primero que me vino a la mente”, explicó a Efe Manish Arora tras el desfile.

Las panteras, los tigres y las gacelas hicieron su aparición en estampados y ornamentos, en una colección que el estilista definió con la “combinación de animales, colores pasteles y oro”.

Esta mezcla recordaba en ocasiones a la estética de Michael Jackson e incluso al traje de luces propio de los toreros.

Predominaron los “legging”, mallas extralargas en diferentes texturas, semitransparentes o en “glitter”, bajo la mayoría de las holgadas faldas y vestidos.

En esta eclosión dorada no faltaron prendas como el vestido-abrigo, el pantalón “baggy” o el “slim” de mil colores y brillos.

Balmain imagina la primavera-verano 2013 en rombos y rayas, como quedó patente en su desfile “prêt-à-porter” en la Semana de la Moda parisiense.

Las chaquetas construidas, de robustas hombreras, los pantalones de pinzas y los cinturones que afinan la silueta fueron las constantes de la colección del creador Olivier Rousteing.

El cuero imprimió un punto rockero a la pasarela, en la que también destacó la geometría de los brocados en blanco, negro, camel y amarillo limón.

Los lunares y el rojo pasión de Nina Ricci funcionaron como referencias a la cultura española en una colección muy femenina.

La modista francesa recuperó las medias de rejilla y los tonos pastel para la primavera-verano 2012.

Barbara Bui desarrolló las gasas superpuestas y decoró con puntuales estampados una colección sobria en sus tonalidades.

Pantalones ajustados y vestidos extremadamente cortos convivieron con chalecos reforzados y colas laterales.

Hoy también fue el día para los diseños de Carven o Rick Owens.

Mañana se presentará una de las colecciones más esperadas de esta Semana de la Moda de París, el “prêt-à-porter” primavera-verano del belga Raf Simons para Christian Dior.

Se trata de una prueba de fuego para el sustituto de John Galliano al frente de la casa perteneciente al grupo LVMH, quien ya desfiló con la alta costura pero hasta mañana no desvelará la línea que tiene prevista para las prendas al acceso de un público más amplio.