Relación fracturada

Laura Zapata exige a sus hermanas manutención para su abuela Eva Mange
Relación fracturada
Laura Zapata en una foto de archivo de la controversial obra 'Cautivas'.
Foto: Notimex

MÉXICO, D.F.- La actriz Laura Zapata confirmó que la relación con su hermana Thalía está fracturada una vez más, a pesar de que recientemente habían arreglado sus diferencias tras la muerte de su madre Yolanda Miranda, en mayo de 2011.

“La que estuvo pendiente de mi abuela [Eva Mange] desde que se cayó había sido Thalía, pero resulta que les caigo muy gorda porque digo la verdad y la verdad no peca, pero incomoda. Ha sido algo muy fuerte porque ya ninguna de mis hermanas me habla”, expresó Zapata.

“Thalía y yo habíamos hecho las paces, y estaba muy feliz porque nos escribíamos por Twitter, pero ya no”, continuó.

La actriz culpó a su hermana Ernestina Sodi de separar a la familia.

“Ella hizo todo este trabajo, ella logró que estuviéramos nueve años sin hablarnos porque la única que conocía la obra Cautivas [en la que narra su secuestro hace diez años] era ella, y después Thalía hasta abogados me quería mandar”, relató.

“Ya logró [Ernestina] otra vez su cometido, que es separar a las hermanas. Hay mucho coraje, resentimiento, odio y mucha envidia. A mí ella me puso como [víctima] y dijo que por mi culpa la habían levantado”, añadió.

Zapata explicó que el nuevo distanciamiento se derivó luego de que ella y su abuela solicitaran a Ernestina, Federica, Gabriela y Thalía Sodi los 125 mil pesos que hace 30 años Eva Mange le dio a guardar a su hija Yolanda en el banco más los intereses que generó en ese tiempo.

Dijo que tras la muerte de su madre Yolanda, las hermanas acordaron darle cinco mil pesos mensuales, cada una, para la manutención y medicamentos de Eva Mange, de 94 años, pero al fracturarse la cadera, en junio pasado, dejaron de hacerlo.

Hace unos días Thalía envió un correo a sus hermanas para que cada una le diera 25 mil pesos a la abuela; sin embargo, Laura reclamó y propuso que mejor aportaran una cantidad similar a lo que cuesta hoy en día un departamento de similares dimensiones, considerando los intereses generados.

“Con 125 mil pesos mi abuela podía comprarse un departamento en aquel entonces, pero ahora es imposible y no puede recibir esa cantidad cuando se supone generó intereses. Ellas llegaron a mi casa el pasado fin de semana acompañadas por un notario para entregar lo mínimo y no se los aceptamos”, dijo.

“Mi abuela vivirá conmigo toda su vida y estoy feliz por eso, yo solvento sus gastos encantada. Pero lo decente es que se le dé una cantidad mayor y como no es así, mi abogada recomienda que mi abuela demande”, anotó.

Dijo que sus hermanas están dispuestas a depositar otra vez los 20 mil pesos acordados al mes, siempre y cuando ella se disculpe públicamente y pida perdón por todo lo que ha dicho.

“Como no lo voy a hacer, me hicieron esa amenaza. Yo no tengo por qué pedir perdón de nada y por eso no se ha recibido ni un centavo, es una situación dolorosa porque yo quiero proteger a mi abuela, quien gracias a Dios y con la revisión de los médicos cada vez está mas fuerte”, puntualizó.

Laura Zapata actualmente presenta en teatro la obra El efecto de los rayos gamma. Definió a su personaje Beatriz como un ser humano inconcluso, incompleto e infeliz porque nunca pudo realizar sus sueños.

“Es una mujer amargada y muy difícil de tratar, tiene un grado de bipolaridad porque de repente la odias en escena al calificarla como mala y cruel con sus hijas, pero después le encuentras la parte compasiva de alguien que no sabe amar ni logra comunicarse”, explicó.

Admitió que le ha costado interpretar el personaje debido a esta psicología tan ambigua.

El efecto de los rayos gamma, escrita por Paul Zinder y con la que ganó el premio Pullitzer en 1971, se presenta en el teatro Virginia Fábregas de la capital mexicana también con las actuaciones de Daniela Luján y Cassandra Ciangherotti, bajo la dirección de Alberto Lomnitz.