Los Ángeles aprueba estadio de futbol

El Concejo de la ciudad dio su visto bueno al proyecto
Sigue a El Diario NY en Facebook
Los Ángeles aprueba estadio de futbol
La instalación tendrá cupo para 72 mil personas y costará 1.5 billones de dólares.
Foto: Aurelia Ventura / La Opinión

Los Ángeles dio un paso importante ayer hacia la construcción de un estadio en el centro de la ciudad para atraer un equipo de la Liga Nacional de Futbol (NFL) a la segunda ciudad más poblada del país, a pesar de las dudas sobre cómo podría impactar un lugar con 72,000 asientos en el corazón urbano de la ciudad, al conocido tráfico de las autopistas, los precios de las viviendas cercanas y la calidad del aire.

La votación 12-0 del Concejo de la Ciudad se hizo después de pronósticos contrarios sobre lo que el proyecto de 1,500 millones de dólares significaría para una ciudad con problemas económicos que ha sufrido la preocupación de la pérdida del futbol profesional desde que los Raiders y Rams se fueron del Sur de California en 1994.

Quienes apoyan el proyecto dijeron que el negocio con el promotor inmobiliario Anschutz Entertainment Group (AEG) crearía miles de empleos, un centro de orgullo cívico y una fuente de dólares fiscales para un Ayuntamiento necesitado de efectivo, mientras que los críticos advirtieron que las viviendas asequibles desaparecerían en el vecindario y el tráfico se convertiría prácticamente en un caos permanente en los días de juego.

El alcalde Antonio Villaraigosa dijo en una declaración después de la votación que demuestra “lo que podemos lograr cuando la familia de la ciudad se une con socios privados para un desarrollo transformador”.

“Es realmente algo que cambia las cosas para Los Ángeles”, dijo Villaraigosa.

La votación fue opacada por el reciente anuncio de que AEG estaba buscando un nuevo propietario, aunque funcionarios de la compañía han asegurado al Ayuntamiento que el plan del estadio continuará siendo el mismo, incluso si la compañía cambia de manos.

La gran duda sobre el estadio es la más obvia: No hay nadie para jugar en él. Pero el alcalde demócrata y otros partidarios del proyecto esperan que el acuerdo atraiga con el tiempo a un equipo –o dos- a uno de los mercados de medios más lucrativos del país.

AEG, también propietario del Centro Staples de Los Ángeles y Los Angeles Kings de NHL, tiene fuertes vínculos con el Ayuntamiento. Cualquier negocio para comprar la compañía, una subsidiaria de Anschutz Co., con sede en Denver, significaría un cambio importante en los deportes y el entretenimiento en la región y en el mundo.

Las propiedades de AEG incluyen Los Angeles Galaxy de soccer profesional, propiedad compartida de Los Angeles Lakers de NBA, e importantes centros de entretenimiento y propiedades inmobiliarias en el centro de Los Ángeles.Fuera de la ciudad, AEG es propietaria de Houston Dynamo de la Liga Mayor de Soccer y de la totalidad o parte de estadios en EE.UU, Suecia, China y Australia.

El proyecto, que incluye la renovación de un centro de convenciones contiguo, se enfrenta a una demanda presentada por activistas anti-pobreza y ambientalistas que algunas personas anticipan que podrían retrasar o desbaratar los planes para el estadio, conocido como Farmers Field.El grupo activista, Coalición Juego Limpio en Farmers Field, está impugnando una ley estatal que tiene como objetivo ayudar a resolver rápidamente problemas legales relacionados con el estadio, y también quiere que AEG pague 60 millones de dólares para financiar viviendas asequibles en el centro de la ciudad, que tiene problemas en ese aspecto desde hace mucho tiempo.

Hay algunas suposiciones que implican riesgos. En una ciudad en la que todo el mundo conduce, los planificadores anticipan que los hinchas dejarán sus vehículos en su casa y viajarán al estadio en autobús o tren.

Un grupo rival, Majestic Realty, propuso construir un estadio en la Ciudad de Industry, f uera de Los Ángeles.

AEG espera tener un equipo de la NFL en el campo para la temporada 2017.La compañía se comprometió a destinar unos 35 millones de dólares para reducir los problemas de tráfico.