José Vásquez: un asistente personal a la mano

José Vásquez.
José Vásquez.
Foto: cortesía Happy Vida

Manhattan – José Vásquez nunca conoció a su padre, pero la vida los hizo compartir un oficio que los llevó a la cárcel.

El joven dominicano, de 26 años, pasó 30 meses en prisión por vender drogas en Rhode Island, donde su progenitor era uno de los mayores traficantes de la zona.

Con el tiempo, esa oscura experiencia consolidaría las dotes de Vásquez para los negocios, con la ayuda del programa de creación de empresas para ex presidiarios de la organización Defy Venture. Así, hace tres meses puso en marcha Happy Vida, un novedoso servicio para personas que no tienen tiempo.

Yo soy hijo de madre soltera, quien para mantenerme tenía dos y tres trabajos a la vez. Ella y yo dimos muchos tumbos. A los 16 años, cuando me mudé con primo en Rhode Island, yo hacía $700 a la semana vendiendo drogas para él. Luego, por mi cuenta llegué a hacer $2,000 al día.

Cuando vi a mi madre y mi abuela llorando al verme tras el vidrio. Yo les prometí que nunca más iban a sufrir por mi culpa.

Tomé algunos talleres de construcción pero nunca conseguí empleo. Como vivo con mi abuela, se me ocurrió un servicio para personas de edad como ella. No fue fácil, así que decidí crear un servicio de asistencia personal para gente ocupada.

Defy Ventures me ayudó y ahora hoy tengo 10 clientes. En su mayoría son profesionales de Manhattan y también una madre de Florida, que quiere ayude a sus dos hijos estudiantes que viven en la ciudad.

Hacemos lo que necesiten, desde hacer compras y recoger la ropa en la lavandería hasta llevar los perros al salón. Uno siempre me pide buscarle hamburguesas en un mismo sitio y a una hora específica.

Al frente de un negocio exitoso y generando trabajo para otros. Ahora sólo somos dos en la empresa, pero estoy buscando cinco personas más.