Piden salvar centro para ancianos Leonard Covello en Harlem

NUEVA YORK – Docenas de personas de la tercera edad pidieron ayer a las autoridades que permitan que el centro de envejecientes Leonard Covello en Harlem se mantenga bajo la misma administración que ha tenido por los últimos 20 años.

El mensaje de los participantes en la protesta -frente a las escalinatas del Ayuntamiento- fue dirigido al alcalde y al Departamento de Personas Mayores, para que den reversa en su decisión de no renovar el contrato al Instituto Puertorriqueño/Hispano para Personas Mayores, para que siga administrando el Centro Covello.

Un total de 3,500 peticiones, solicitando la revisión del proceso de contratación, fueron entregadas a las autoridades municipales.

“Cambiar la administración sin un motivo, es absurdo” expresó Gerardo Reyes, 73, que desde hace seis años acude al centro Covello, que provee comida y servicios sociales -diariamente- a 250 personas.

El instituto fue fundado en 1978, por Suleika Cabrera, que administró -por más de 20 años- el mencionado centro recibiendo fondos de la Ciudad.

El mes pasado, el Departamento para Personas de Ancianos, anunció su decisión de cancelar el contrato al Instituto y pasar la administración al Centro Carter Burden del East Side.

Tras una demanda presentada por Cabrera, para impedir la remoción del personal que labora en el Centro Covello, la Corte Suprema del estado emitió la semana pasada una orden judicial en contra del desalojo ordenado por el gobierno municipal.

Cabrera indicó que el próximo paso a seguir, de no llegarse a un acuerdo fuera de corte, será decidido en los tribunales a finales de mes. “Lo que queremos es seguir al frente del Centro Covello, no podemos dejar a nuestros ancianos abandonados y no hay razón para cambiar lo que ha venido funcionando por años”, sostuvo Cabrera.

Un portavoz del Departamento para las Personas Mayores dijo que “tras un examen independiente, la propuesta elegida para el reemplazo, fue la de más alta calificación”

De acuerdo al departamento, el instituto continúa teniendo un contrato con la ciudad por $10 millones para operar otros siete centros.