Endeavour desata las emociones a su paso por Los Ángeles (fotos y video)

La última misión del trasbordador deleita a miles de angelinos y visitantes
Endeavour desata las emociones a su paso por Los Ángeles (fotos y video)
El trasbordador no solo lanzó a las calles a los angelinos sino también a personas que vinieron de otros estados para verlo.
Foto: Ciro Cesar / La Opinion

En medio de exclamaciones de alegría, admiración y asombro, el Endeavour se mueve lentamente hacia su destino.

Desde el comienzo de la segunda etapa de su recorrido, aproximadamente a la 1:30 de la tarde del día de ayer, miles de personas se han alineado en las cercanías de su lugar de paso para admirarlo y tomar fotografías que dejaran constancia para sus hijos y nietos. En algunas esquinas las personas colocaron banderas estadounidenses para rendir honor a la nave que contribuyó con el avance de la investigación espacial.

“Creo que es increíble, toda la historia que hay detrás de esta nave. Es una especie de motivación para todos”, dijo Amanda Rosales, de Culver City, quien asistió en compañía de su madre. “Me hace sentir tan orgullosa de haber nacido en este país”.

No faltó a quien el paso del Endeavour trajera recuerdos gratos. Una pareja de Hermosa Beach tuvo el honor de ver el primer despegue del transbordador en 1992 y la llegada del mismo a Los Ángeles en septiembre. Ahora observaban como lo llevaban a su lugar de exhibición definitiva.

“Estuvimos en Florida en 1992 para ver a Kevin Chilton volar por primera vez el Endeavour”, dijo Pat Stenig, quien junto con su esposo viajó desde Hermosa Beach, a Westchester, donde vivieron muchos años. “Chilton creció a una cuadra de nuestra casa en Westchester”.

Aunque habían anunciado que no se permitiría a las personas estar en las aceras, el público pudo observarlo desde las intersecciones de las calles. Para ello, las autoridades policiales colocaron barreras y cintas amarillas de seguridad para que las personas se colocaran detrás de ellas. Sin embargo, hubo personas a las que los oficiales de policía tuvieron que pedirles que se alejaran de las aceras. Algunos entendían y obedecían de buena gana mientras que otros protestaban pero al final cumplían la orden. No se reportaron detenidos por ese tipo de incidente.

Por supuesto, no faltaron los afortunados que pudieron ver el paso del Endeavour desde el jardín de su casa o desde el techo de la misma, como fue el caso de varias familias en la esquina de Manchester con la Avenida Wiley Post.

“No todos los días un transbordador pasa por el frente de ti casa”, dijo en medio de risas Jennifer Leeloy, quien se encontraba junto a su esposo sentada en el jardín de su casa. “Estamos atascados aquí y no podemos ir a ninguna parte por lo que decidimos disfrutarlo”.

El paso del transbordador estuvo precedido por las cuadrillas encargadas de bajar las líneas de electricidad, las compañías de cable, las encargadas de la poda de arboles patrullas policiales y oficiales del cuerpo de bomberos, quienes se encargaban de que todo estuviera en orden. Ese era el indicio para que los transeúntes supieran que el Endeavour ya se acercaba. “Parece un desfile”, comento uno de los que se encontraba en el lugar.

Por supuesto, como en cualquier evento que atrae una gran cantidad de público, no pudieron faltar vendedores en las calles que querían aprovechar la ocasión para ofrecer sus productos. Tal fue el caso de Mariela Marcelo, quien junto con su esposo y otros amigos estuvieron vendiendo camisetas alusivas al transbordador asi como modelos a escala del mismo.

Aunque el viaje del Endeavour es motivo de alegría para el público en general, los comerciantes del área deben esperar cortes de energía eléctrica debido a que las líneas que conducen la electricidad deben ser bajadas, elevadas o removidas por completo para permitir el paso del transbordador. Esto podría causar inconvenientes a sus negocios, aunque algunos están preparados de antemano.

“Al dueño del negocio ha pasado por esto en otras oportunidades y ha afectado el negocio”, dijo Alejandra Orozco, empleada del Restaurante Charly’s, ubicado cerca de la intersección de las Avenidas Manchester e Inglewood. “Para esta oportunidad, ya tenemos un generador que nos proporciona luz. No vamos a tener problemas”.

Sin embargo Lisa Kim, de la Licorería Big G, ubicada en la esquina de las Avenidas Manchester e Inglewood, señaló que el corte de luz la afectaría un poco debido a que su tienda no cuenta con generador de luz. “Nos avisaron que sucedería y si eso pasa, nos afectaría un poquito, porque todo funciona aquí con electricidad”.

Aunque el congestionamiento en las autopistas cercanas al aeropuerto ha estado igual que siempre, las calles aledañas a la Manchester ha experimentado un aumento del flujo de vehículos, debido en gran parte a las personas que buscan un buen lugar para estacionar y ver el paso del transbordador.

Pero el Endeavour no solo lanzó a las calles a los angelinos residentes de áreas cercanas sino también a personas de otros estados. Carla Villalobos, junto son su esposo y sus hijos, manejó desde Phoenix, Arizona para estar aquí temprano en la mañana. Después de observar el transbordador, pensaban iniciar el viaje de vuelta.

“Mi esposo quería verlo, por eso manejamos seis horas”, dijo Villalobos. “Pero como no podemos esperar demasiado, queremos movernos a un lugar donde podamos verlo antes de cinco horas, que es el tiempo que nos dijeron que llegaría”.