Mike Jagger un don Juan del rock (Fotos)

Philip Norman dice que Mike Jagger era un hombre realmente cautivador.
Mike Jagger un don Juan del rock (Fotos)
Norman considera a Jagger como el mayor Don Juan que ha existido. En la imagen Mick Jagger y Christine Shrimpton.
Foto: Cortesía

La canción “Moves Like Jagger”, de Maroon 5, es un homenaje a los movimientos seductores de Mick Jagger, líder de la banda británica The Rolling Stones.

Y es que ese hombre realmente es cautivador, o al menos así lo indica un nuevo libro de Philip Norman, quien ha escrito biografías de los Beatles y John Lennon.

Esta publicación, titulada “Mick Jagger”, explica que él ya era popular con las damas desde muy joven, cuando se hacía llamar Mike y era estudiante de la London School of Economics, pese a lucir tímido, bajito, flaco y bastante conservador.

Las deleitó más todavía al volverse cantante. En 1962 se presentó por primera vez con The Rolling Stones, y emocionó al público con su sonido poco pulido y su manera sorpresivamente desinhibida de bailar en el escenario.

Él no tuvo una infancia difícil, sino una vida familiar estable, con padre atleta y mamá secretaria y estilista. Sin embargo, situaciones como su arresto en 1967 por posesión de drogas ayudaron a crearle una imagen rebelde y subversiva que agradó a muchos jóvenes.

Norman considera a Jagger como el mayor Don Juan que ha existido, y habla de sus muchos romances con chicas como Christine Shrimpton, hermana de la entonces famosísima modelo Jean Shrimpton.

Cuando se iba de gira, engañaba con frecuencia a Christine con fans a las que seducía al preguntarles si no le quedaban muy apretados los pantalones en la zona de la entrepierna.

Christine en cierto momento tomó una sobredosis de pastillas para dormir, pues se deprimió cuando no se concretó un viaje a Jamaica que planeaba realizar con el músico. Mientras se recuperaba, descubrió que él ya tenía una nueva amante, la cantante Marianne Faithfull.

En 1968, Faithfull, que esperaba un hijo con Jagger, tuvo un aborto espontáneo y empezó a usar drogas como cocaína y morfina. De hecho, en un arranque de depresión por varios problemas, tomó muchos barbitúricos, 150 tabletas, y pasó días en coma.

Entre tanto, Jagger consiguió un amor más, otra cantante. Se llamaba Marsha Hunt y también la embarazó. Marsha tuvo su bebé sola, pues para la fecha del nacimiento el cantante tenía novia formal: la nicaragüense Bianca Pérez-Mora Macías.

Se casó con esta última en 1971, y ese año tuvieron una niña, Jade. Sin embargo, Jagger distaba de ser un marido ejemplar; empezó a andar con la modelo Jerry Hall, y de hecho la convirtió en su esposa en 1990, ya divorciado de Bianca.

Nueve años y cuatro hijos después, Jerry dejó al cantante por haber tenido incontables infidelidades, incluyendo una que culminó en embarazo con la brasileña Luciana Morad.

“Mick Jagger”, disponible en inglés en Amazon como libro físico o electrónico, describe al vocalista como un auténtico imán para las mujeres.

“Muchos sex symbols no tienen un desempeño en privado que vaya de acuerdo con lo que su imagen pública haría pensar. Ahí están los casos de Mae West, Marilyn Monroe o incluso Elvis Presley. Pero en el mundo tan sexual del rock… la reputación de Jagger como Casanova moderno no tiene par”, menciona Norman.

Añade que el auténtico Casanova estaba exhausto a sus treintaitantos años, pero que a la estrella de 69 años nada la detiene.

“La adicción sexual puede ser curada con terapia, pero Jagger nunca ha dado indicio de considerarla un problema”, escribe el autor.

Tal parece que el vocalista no mentía cuando cantaba “(I Can’t Get No) Satisfaction”.