Víctor FlorencioConsejero espiritual y astrólogoEl Niño Prodigio

El consejero espiritual y astrólogo dominicano Víctor Florencio -conocido como el Niño Prodigio- inició su cuarta década en medio del éxito y la popularidad. Además de multitud de consultas en su Botánica Anaisa y sus Siete Vueltas y de ser invitado frecuente en shows de radio y televisión, es el astrólogo de Impremedia y desde este año, de la cadena Univisión.

Al hacer un recuento de su trayectoria, el Niño rinde tributo a dos mujeres que marcaron su camino: la bisabuela Petronila Tiburcio, sacerdotisa del culto africano a las 21 divisiones, de quien cree haber heredado las dotes psíquicas, y su tía abuela Isabel.

“La tía Isabel era una mujer de negocios, vendía comida, rentaba habitaciones, una mujer poderosa; creo que mi habilidad para los negocios la saqué de ella”, explica.

A los 13 años, se mudó a Nueva York y cursó secundaria en El Bronx, mientras seguía estudios de tarot, hinduismo, reiki, aromaterapia y sanación. Pensó ir a la universidad, “pero mis seres de luz, mis espíritus, me dijeron que todavía no era el momento, que más bien debería abrir un templo espiritual”. Consiguió el dinero gracias a una lotería y daría el salto a la fama.

“Al tener una botánica, ser tan joven, ser vidente, era algo muy chic”, explica. “Me hicieron reportajes en Primer Impacto y Fuera de Serie. Pero cuando aparecí en El Show de Cristina, me cambió la vida. La gente empezó a venir de todos los países. Cientos de personas. Yo empezaba a la 1 p.m. y eran las 6, 7, 8 del otro día y todavía había gente en la fila”.

¿Y cómo es Víctor en la intimidad? A pesar de su apretada agenda espiritual, saca tiempo para actividades más mundanas: cocina para los amigos, es aficionado al teatro, yoga, tenis y quiere empezar a jugar golf.

En el campo del amor todavía no le ha salido esa carta ni se la han anunciado sus seres de luz.

“No tengo pareja, pero ya aparecerá. El mundo me ama, el pueblo me ama, pero claro, siempre falta algo”, concluye con filosofía el Niño Prodigio.