Caricatura política: humor para ver la realidad

Nueva York – Con la inminente llegada de las elecciones del próximo 6 de noviembre, queremos presentar brevemente cuál es el estado de la caricatura política en los medios en español de los Estados Unidos.

Aquí presentamos algunos comentarios que recogimos de dos caricaturistas latinos.

El mexicano Felipe Galindo, mejor conocido como Feggo y el colombiano Miguel Rueda. Dos visiones, dos estilos que nos hacen reflexionar de forma divertida sobre lo que sucede en nuestro alrededor.

¿Cuál es la situación de la caricatura política en los medios impresos hispanos de Estados Unidos?

Felipe Galindo

No creo que exista una tradición de caricatura política en los medios impresos hispanos.

Fuera de Lalo Alcaraz en Los Ángeles, no estoy muy familarizado con otros nombres. Yo participo ocasionalmente.

Miguel Rueda

En particular yo hago animación, trato de tomo los temas políticos y hago cartoon, esto tiene varios puntos a tener en cuenta.

Tengo que hacer una historia, un poco más general en algunos casos porque las noticias cambian muy rápido, y para cuando he terminado la animación probablemente la noticia cambie, hay que tener en cuenta el sonido o la música incidental.

Por otro lado, yo soy de Colombia y siempre ví en los periódicos caricatura política, de dibujantes como Redon, Matador, Osuna, Beto Barreto, Blado, como para nombrar algunos, sé de algunos latinoamericanos que ilustran para revistas, aquí en New York pero no es una fuerza influyente a nivel de caricatura. Creo que la nuevas tecnologías hacen que los dibujantes tengan más acceso a información, el trabajo puede hacer más rápido, pero pienso debería existir una manera para conocer el trabajo de los demás, es decir, crear un espacio de encuentro de todos estos artista gráficos para saber en qué estamos.

¿Existe una gran demanda por caricaturistas?

FG: A un nivel general, existen más caricaturistas que demanda últimamente, sea en medios hispanos o en inglés. Creo que la caricatura política en estos medios se ha reducido debido a los cortes que ha experimentado la industria. Una nueva alternativa ha sido publicarlas en portales especializados y en algunas publicaciones en el internet.

MR: En cuanto a la demanda los medios, latinos están abriendo espacios para este tipo de herramientas de la comunicación, pero pienso aun de manera muy tímida en comparación a otros grupos sociales.

¿Por qué crees que no hay una larga tradición de caricatura en los medios impresos hispanos de Estados Unidos, a diferencia del resto de los países de Latinoamérica?

FG: Anteriormente los periódicos en inglés tenían un caricaturista político entre su personal, me imagino que era lo mismo en periódicos hispanos. Con la reducción de presupuestos, muchos medios impresos han recurrido al uso de “syndicates”, o renta de imágenes distribuidas por agencias, incluso yo participo de esa manera. En los EEUU no se logró crear esa tradición como en Latinoamérica, tal vez porque la situación es distinta para los medios hispanos en este país, a diferencia del resto del continente, donde los periódicos están más politizados. Algunos como La Jornada en México tienen hasta cinco o seis caricaturistas políticos en su staff, algo inimaginable en USA.

MR: En realidad no conozco mucho de la tradición, particularmente de la cultura latina en USA, pero veo que no hay una real educación visual

hacia estas herramientas de comunicación, pienso nos llevan mucho terreno recorrido tal vez, por la gran mayoría de los inmigrantes latinos, no contemplan que la ilustración, caricatura, animación sea un forma de vida y de ganarse la vida. Pienso que es un aspecto cultural, que tiene que cambiar.

¿Cuál es el propósito de la caricatura política?

FG: Dar una opinión crítica sobre temas relevantes a través de una manera humorística y contundente, buscando la reflexión sobre esos temas por parte del lector.

MR: Pienso, primero es acto de conciencia, que trata de crear conciencia, sin ser pretencioso, tratar de despertar a gente, sobre al situación política del momento con humor.

¿Se busca influenciar las opiniones del público de alguna manera?

FG: Creo que sí, aunque la opinión es muy personal y algunas veces no refleja la línea política de la publicación. El caricaturista es en ocasiones una “antena” de la sociedad y dibuja en sus cartones, opiniones que para muchos lectores refleja lo que ellos piensan o que estarían de acuerdo con esa opinión.

MR: Claro que uno siempre va mostrar su opinión, dicho de otra manera uno muestra sus influencias políticas.