Vigilan a los especuladores

Las autoridades buscan proteger a los consumidor ante los precios excesivos
Vigilan a los especuladores
Los neoyorquinos hacen largas colas para poder comprar la escasa gasolina
Foto: ap

Nueva York – Como si el azote de Sandy no fuera suficiente los neoyorquinos podrían enfrentarse ahora al azote de los especuladores que se aprovechan de la situación para obtener ganancias abusivas.

La información es la mejor defensa contra estos elementos antisociales y su denuncia la mejor arma. Los departamentos de protección al consumidor municipales, estatales y las fiscalías han alertado a la población para que no sean victimas de especuladores y denuncien cualquier caso de precios excesivos.

“Los artículos que están protegidos (por la Ley General de Negocios o Ley anti especulación), son los alimentos, el agua, la gasolina, el gas, los generadores, las baterías y las linternas”, indico Marcos Vigil, Subsecretario estatal para la protección del consumidor.

“Como fiscal general del estado es mi responsabilidad hacer cumplir la ley y aunque espero no tener que hacerlo, mi oficina está preparada de ser necesario”, declaró Eric Schneiderman, fiscal general estatal en un comunicado.

La ley anti especulación entra en vigor automáticamente que se declara un estado de emergencia para evitar abusos. “Eso incluye también los taxis al no estar restaurado en su totalidad el transporte público”, declaró Schneiderman.

Vigil pidió que sean cuidadosos en la elección de los contratistas que precisen, verifiquen que disponen de licencia estatal así como que están asegurados para tener certeza que cumplirán la garantía en caso de problema. El fiscal aconseja que antes de decidir contacten con su seguro para saber si están cubiertos y cuáles son los pasos a seguir.

“No aceleren la toma de decisiones” refiriéndose a pagos excesivos, malas reparaciones o directamente estafas en las que el supuesto contratista toma el dinero y corre. Asegúrese que le dan un presupuesto escrito, con listado de las piezas a reparar y nunca, nunca pague en efectivo no importa cuánto el contratista insista. Pague con tarjeta de crédito para que si el servicio es defectuoso usted pueda disputar el pago.

Asimismo Vigil alertó sobre los fraudes de falsas organizaciones caritativas que aprovechan estos desastres. “Asegúrense que son autenticas, no les den información personal y no les entreguen dinero en efectivo o por giro postal”. Otro posible fraude pueden ser falsos tasadores de propiedad que se presenten en su hogar con el pretexto de evaluar los daños causados por el temporal. “Antes de dejar entrar a alguien que usted no ha llamado asegúrese que son quienes dicen ser”, indicó.