Población impaciente

Intentan restablecer los suministros esenciales, tras una semana de 'Sandy'
Población impaciente
Un cartel dice 'No Gas' en una estación de gasolina, mientras que aún la ciudad de Nueva York trata de recobrarse de los efectos de 'Sandy'; muchas personas están preocupadas y tienen incertidumbre.
Foto: EFEs

WASHINGTON, D. C. (EFE).— La población comienza a impacientarse en las zonas de Estados Unidos más afectadas por el ciclón Sandy, mientras las autoridades siguen tratando de restablecer todos los suministros esenciales, casi una semana después de la catástrofe.

El alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, fue recibido con gritos airados por varios vecinos que se quejaban de su situación, durante una visita a la península de Rockaways, en el barrio de Queens, una de las zonas más dañadas por “Sandy” en la ciudad.

“No tenemos nada, nada”, decían algunos. Los gritos de otros no pudieron entenderse, ya que las televisiones locales censuraron las palabras malsonantes, como es tradición en este país.

Bloomberg señaló que los trabajadores municipales, federales y los voluntarios están “trabajando al máximo y haciendo todo lo que pueden”, si bien reconoció que “hay una enorme cantidad que queda por hacer. Esta fue una tormenta tremenda”.

El presidente de EEUU, Barack Obama, que se reunió con el gabinete de emergencias el sábado antes de comenzar las actividades del último fin de semana antes de las elecciones del 6 de noviembre y hoy recibió una actualización de las labores de recuperación, envió a algunos de sus representantes a los estados afectados.

La secretaria del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), Janet Napolitano, viajó a New Jersey, donde garantizó a las autoridades locales, los equipos de rescate y voluntarios que “vamos a continuar enviando personal, bienes y recursos en respuesta a esta tormenta”.

La Agencia Federal de Gestión de Emergencias (FEMA) ha enviado comida, agua y combustible a distintos puntos de asistencia instalados a lo largo del estado que están distribuyendo las autoridades locales.

Obama declaró “zona castastrófica” el pasado 30 de octubre los condados de Atlantic, Bergen, Cape May, Essex, Hudson, Middlesex, Monmouth, Ocean, Somerset y Union, lo que pone a disposición de estas comunidades más recursos federales.