Días de enfermedad pagados

En los últimos años, hemos dado grandes pasos para hacer que nuestra economía sea más justa para los residentes de esta ciudad. Hemos luchado para cambiar la forma de hacer negocios en nuestra ciudad, a través de nuestro apoyo a la ley “salarios justos para los neoyorquinos”. Ahora estamos unidos en un tema que es tan importante para nuestra ciudad como la lucha por un salario digno.

Estuve el mes pasado en las escalinatas de City Hall junto a los concejales Gale Brewer y Daniel Garodnick y la Coalición en apoyo al proyecto de ley “Días de Enfermedad Pagados”, o Intro 97.

Las estadísticas nos muestran que la legislación de “Días de Enfermedad Pagados” es una necesidad en toda la ciudad, especialmente en El Bronx y entre nuestras comunidades latinas.

Tenemos serios problemas de salud en nuestro condado y en esta ciudad. Sin embargo, demasiados trabajadores, en particular los trabajadores de bajos salarios en nuestras comunidades tienen que sacrificar su sueldo o sacrificar su salud, una opción que nadie debe ser obligado a hacer.

Desafortunadamente, El Bronx ocupa el último lugar entre los 62 condados del estado de Nueva York en los rankings de salud del 2012.

El Bronx tiene las tasas más altas de asma en la ciudad y algunas de las tasas más altas del país. En algunos de nuestros vecindarios, uno de cada cuatro niños es diagnosticado con asma.

Las estadísticas nos muestran que, entre todos los grupos raciales y étnicos en nuestra ciudad, los latinos tienen menos probabilidades de tener empleo que ofrece días de enfermedad pagados, con sólo un 54%.

Entre las mujeres latinas en nuestra ciudad, sólo un 49% pueden tomar un día de enfermedad pagado. Esto es inaceptable. Es un derecho básico para las personas de El Bronx y de esta ciudad en poder tomar un día de enfermedad cuando lo necesiten.

Este proyecto de ley, enmendado, reduce el número de días de enfermedad pagados necesarios de nueve a cinco, o sea, empresas con cinco o más empleados tendrán que ofrecer cinco días pagados de enfermedad o días de vacaciones flexibles, permitiéndoles a los empleados, sobre todo en los restaurantes y otras industrias de servicios la opción de entre cambiar turnos en lugar de tomar un día de enfermedad pagado, si así lo desean.

Esta legislación, al igual que la ley de “salarios justos para los neoyorquinos”, es increíblemente popular. Una encuesta de Quinnipiac en agosto encontró que el 73 por ciento de los neoyorquinos apoyan este proyecto de ley.

Me alegro de que una audiencia sobre esta legislación esté programada para el 1ro. de noviembre, y espero escuchar de nuestros vecinos ese día sobre la importancia de esta legislación.

Ya es hora de que el “Intro 97” se convierta en ley, y espero poder ayudar a mis colegas en el Concejo Municipal en sus esfuerzos a favor de la legislación de “Días de Enfermedad Pagados”.