Nuevos comienzos

Alumnos de zona de masacre retoman cursos en localidad vecina

Nuevos comienzos
Los alumnos de la Escuela Primaria Sandy Hook, de Newtown, Connecticut —donde un joven mató a 20 niños y seis adultos antes de haberse quitado la vida el pasado 14 de diciembre—, volvieron ayer a clases tras concluir las vacaciones de Navidad.
Foto: AP

MONROE, Connecticut.— Las clases se reanudaron ayer para los estudiantes de la escuela primaria de Newtown, Connecticut, en la que un hombre armado ingresó el mes pasado y mató a 20 niños y seis adultos antes de suicidarse en la segunda peor matanza en la historia de Estados Unidos que tiene lugar en una escuela.

Con las instalaciones académicas aún consideradas escena del crimen por las autoridades, los más de 400 estudiantes de la Escuela Primaria Sandy Hook tomaron clases en un pueblo vecino.

Los agentes de la policía que vigilaban el nuevo plantel lo consideraron “la escuela más segura en Estados Unidos”.

El distrito escolar indicó que los padres de familia que deseen estar cerca de sus hijos podían acudir y permanecer en las aulas o en un auditorio durante el día.

Janet Robinson, directora de la primaria de Newtown, dijo que los agentes realizarían su mejor esfuerzo para hacer que los estudiantes se sintieran seguros. “Tendremos un día normal”, dijo.

El agresor, Adam Lanza, mató a su madre en su hogar en Newtown antes de dirigirse a la mencionada escuela. Lanza no tenía relación con la primaria y la policía no ha proporcionado detalles sobre un posible motivo de su ataque.

Un padre de familia, Vinny Álvarez, dijo no estar preocupado por el hecho de que su hija de ocho años regrese a clases. Agregó que a ella se le permitió llevar a casa un animal de peluche de la biblioteca de la escuela. “Se siente un poco de temor, pero estamos muy emocionados por ella y vamos a tener muchos, muchos niños hoy”, dijo Álvarez. “El ambiente es muy alentador”.

Los pupitres, mochilas y otras pertenencias de los alumnos que fueron abandonadas en la escuela tras el ataque fueron llevados a las nuevas instalaciones para que los niños no resintieran el cambio.

Varios carteles que muestran frases de bienvenida dirigidos a los estudiantes de Sandy Hook fueron colocados a lo largo del camino que los lleva hacia la nueva escuela, entre ellos uno que dice: “Oramos por ustedes”.