Ola de tiroteos azota Tijuana

Esa ciudad no vivía una racha de homicidios así desde el 2009

TIJUANA, B.C.— Una nueva ola de ejecuciones se ha desatado en esa ciudad fronteriza, luego de que se registraran al menos siete asesinatos en un lapso de apenas 24 horas.

Al parecer, los asesinatos están relacionados entre si, y tienen como antecedente un decomiso de 9.4 toneladas de marihuana que las autoridades descubrieron en un taller mecánico y que supuestamente pertenecían al Cártel de Sinaloa.

Para complicar más la situación la droga decomisada, ya había sido incautada por las autoridades y ahora tratan de explicar cómo llegó hasta el sitio donde se le encontró.

Los cadáveres se localizaron en cuatro puntos de la ciudad en un lapso de ocho horas. Tres de las víctimas se encontraban en el interior de una vivienda de la calle Cuchilla Prieta de la colonia Alfredo Ames III sección en el Ejido Lázaro Cárdenas, informó la Policía Ministerial del Estado.

El titular de la Subprocuradoría Contra la Delincuencia Organizada (SCDO) de la PGJE, Abel Galván Gallardo, explicó que dichos homicidios están vinculados a la distribución de drogas al menudeo.

De forma preliminar están identificados como Víctor, Óscar y “El Cono”. Todos presentaban múltiples disparos de arma de fuego.

Media hora después se encontró a otro hombre sin vida a un costado de la carretera del Bulevar 2000 y carretera de cuota a Tecate, a la altura del monumento al Cimarrón de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC).

El cadáver se encontraba envuelto en una cobija, el cual al desenvolverlo, descubrieron tenía los ojos vendados y maniatado.

El quinto crimen se reportó alrededor de las 16:40 horas a un costado de un taller mecánico en una colonia de la ciudad.

Más tarde, la Policía Estatal Preventiva reportó que a las 17:00 horas asesinaron de un balazo en la cabeza al tripulante de un auto Saturn, color dorado, identificado como Benito Rebollar Pérez.

Minutos antes, se reportó otro asesinato en el interior del panteón San Jerónimo ubicado en la colonia Ejido Lázaro Cárdenas, delegación San Antonio de los Buenos.

La víctima es un hombre, a quien al parecer asfixiaron, reportaron agentes de la Policía Ministerial de la Unidad de Homicidios.

Otro hombre sin vida fue encontrado la noche del miércoles, por lo que sumaron 7 asesinatos en ese día.

De acuerdo a autoridades de esa ciudad, desde el 2009 no ocurría una racha de asesinatos como la de este

Autoridades y analistas, consideran que esta ola de ejecuciones está relacionada con el decomiso de 9.4 toneladas de marihuana que incautó al Cártel de Sinaloa la Policía Estatal Preventiva (PEP), reveló una fuente oficial de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado (SSPE).

La deducción sobre la procedencia del enervante es el nombre “Beny” que aparece en algunos paquetes, ya que es identificado como colaborador de esa organización criminal liderada por el narcotraficante Joaquín “El Chapo” Guzmán.

El director de la PEP en Baja California, Marco Antonio Montoya Gómez, comentó en rueda de prensa que corresponde a la Procuraduría General de la República (PGR) investigar a qué grupo delictivo pertenece el cargamento y si fue incautado con anterioridad, como trascendió en un inicio.

Montoya Gómez destacó que al concluir la recolección de la droga, resultó no eran 5 sino 9 toneladas con 43 kilos lo decomisado la tarde del martes pasado en un taller mecánico abandonado en la calle Tehuacán de la colonia Ejido Francisco Villa.

Los paquetes de droga eran de diversos tamaños, formas y peso, así como envoltura diversas, precisó.

Autoridades militares y de la PGR en Baja California dijeron que posiblemente la droga hallada se incautó antes por alguna autoridad, por lo que decidieron revisar y pesar toda la droga resguardada en el 28 Batallón de Infantería.

“Toda la noche y madrugada se revisó y no falta droga, está completa y todo se hizo ante un agente del Ministerio Público”, expuso una autoridad que pidió reservar su identidad.

La ola de violencia ha provocado temor entre ciudadanos y visitantes extranjeros, ya que el clima de seguridad se haba venido restableciendo desde hace varios años y los enfrentamientos a balazos entre bandas rivales, se creía que era ya algo del pasado. No se sabe an los alcances de esta ola de violencia, al parecer fomentada por el Cártel de Sinaloa.