Fuerte recompensa

Ofrecen un millón por información que conduzca a la captura de Dorner

Guía de Regalos

Fuerte recompensa
Antonio Villaraigosa, acompañado de alcaldes y jefes de policía, anunció la recompensa de un millón de dólares.
Foto: La Opinión - William Camargo

Una semana después del doble homicidio de Irvine, atribuido al expolicía Christopher Jordan Dorner, las autoridades continúan la búsqueda del sospechoso.

Ayer por la tarde, el alcalde Antonio Villaraigosa, junto al Jefe del LAPD, Charlie Beck y otros funcionarios gubernamentales ofrecieron una recompensa de 1,000,000 de dólares a quien ofrezca información sobre el paradero del fugitivo. La recompensa fue resultado de donaciones de agencias oficiales y privadas.

“La pregunta no es si lo capturaremos o no, sino cuándo lo haremos”, aseguró Villaraigosa. “Estamos trabajando unidos y no toleraremos a ningún asesino que elija como blanco a los oficiales que protegen nuestra seguridad”, agregó enfáticamente.

Beck informó que el LAPD había aumentado la protección de 50 familias de oficiales del LAPD que podrían ser blanco de la venganza del expolicía, anunciada en un manifiesto publicado en la internet dos semanas atrás.”Es aterrador saber que las familias de los oficiales son blanco de violencia, sólo por ser los parientes de un pequeño grupo de seres humanos, que eligieron ser policíaspara proteger a la población”, indicó Beck, reconociendo que existe una gran ansiedad entre los miembros del LAPD.

El Jefe de policía calificó las acciones de Dorner como terrorismo doméstico y aseguró que las autoridades querían capturar vivo al fugitivo, para poder juzgarlo en la corte. “Si Dorner está leyendo estas noticias, le pedimos que se entregue de inmediato, para acabar de una vez con esta pesadilla”, indicó. Beck explicó que la cacería del fugitivo está insumiendo personal y recursos necesarios en otras áreas, como respuestas a los llamados de emergencia y protección al público.

Beck dijo que no podía revelar detalles para no perjudicar la investigación, pero confirmó que las montañas de Big Bear Lake, donde encontraron la camioneta quemada y abandonada de Dorner, había sido el último lugar dónde habían encontrado pistas.

Entre las organizaciones y agencias que donaron el dinero de la recompensa se encuentran el FBI, el condado de Riverside, la Asociación de Sheriffs de Riverside, las Asociaciones de Policías del Puerto de Los Ángeles, San Diego, Irvine, Riverside y Long Beach, Los Ángeles Dodgers, Max Nikias, presidente de USC y seis donantes anónimos, entre otros.

Beck informó que reabrirán el caso que determinó el despido de Dorner, no para tranquilizar al expolicía, sino para que el público conozca la situación. “Por supuesto que me preocupa la imagen del LAPD. Hemos trabajado muchos años para mejorar nuestra imagen y tratamos de ser lo más transparente posible”, indicó.

Durante la rueda de prensa de ayer, también se reveló la identidad del oficial Michael Crain, una de las tres víctimas fatales de Dorner. Sergio Díaz, Jefe del Departamento de Policía de Riverside, explicó que no habían revelado la identidad de ninguno de los oficiales, como medida de protección, ya que el fugitivo había indicado en su manifiesto que se vengaría tanto de los oficiales, como de sus familias.

El jueves pasado Crain y su compañero fueron emboscados durante un patrullaje de rutina. El segundo oficial fue gravemente herido, pero su vida no corre peligro, señaló Díaz. El Jefe de policía indicó que no existía ninguna relación entre el fugitivo y el Departamento de Policía de Riverside y que Dorner había disparado sólo por tratarse de dos oficiales uniformados.

Crain, de 34 años de edad y 11 años de servicio en el Departamento de Policía de Riverside, realizó dos giras en Kuwait en una unidad de la marina. El oficial, nacido en Anaheim, California, vivía con su esposa y sus dos hijos pequeños.

El funeral de Crain tendrá lugar el miércoles, en la Iglesia Grove Community. Luego del memorial, se realizará una procesión al Cementerio Nacional de Riverside para su entierro. Todas las oficinas del Departamento de Policía de Riverside estarán cerradas al público para permitir que sus empleados asistan a los servicios funerarios.

Ayer, también salieron a la luz nuevos detalles sobre las víctimas colaterales de la cacería de Dorner. El jueves pasado, oficiales de policía dispararon a dos mujeres repartidoras de diarios y a un surfista que manejaban camionetas similares a las del fugitivo.

David Perdue, un ávido surfista que se dirigía a la playa para aprovechar las olas de la mañana, fue interceptado por dos agentes de la policía de Torrance que vigilaban la zona, informó Robert Sheahen, abogado de la víctima. Luego de establecer su identidad, los oficiales le indicaron que tomara otra calle para llegar a la playa. “Al doblar la esquina, 10 segundos después de haber sido interceptado por los primeros oficiales, una patrulla, también del Departamento de policía de Torrance, chocó de frente contra la camioneta de Perdue y los oficiales comenzaron a dispararle, aunque no acertaron ningún disparo”, relató Sheahen.

Perdue, padre de dos niños pequeños y cargador de equipaje en LAX, sufrió una conmoción cerebral y heridas en el brazo y el hombro, como resultado del choque y no se ha reintegrado a su trabajo, desde el día del accidente.

El incidente de Perdue ocurrió al mismo tiempo que el de las dos mujeres repartidoras de periódicos que recibieron disparos de la policía que vigilaba la casa de uno de los oficiales del LAPD nombrado en el manifiesto de Dorner. Debido a la proximidad de los hechos, se especula que los disparos a las repartidoras de periódicos fueron los que oyeron los oficiales que interceptaron a Perdue.

El Sargento Roosen informó que el incidente está siendo investigado por el Capitán Bernard Anderson de la Oficina de Operaciones con la asistencia del Condado de Los Ángeles.

Cualquiera con información que ayude a encontrar o capturar a Christopher Dorner puede llamar al 213-486-6860.