Sin seguro y sin pensión

Revela además algunos detalles de la operación que se dirigió en contra del líder de Al Qaeda

Guía de Regalos

WASHINTON, D. C. (EFE).— El soldado estadounidense de los Navy SEAL (unidad de elite de la Marina) que mató a Osama bin Laden en la operación militar de Pakistán de mayo de 2011 se encuentra sin seguro médico y sin pensión tras salir de las Fuerzas Armadas, según afirmó él mismo en una entrevista ayer con la revista Esquire.

Según las leyes militares, a un antiguo soldado solo se le ofrece cobertura sanitaria transitoria si acepta mantenerse como miembro activo de la reserva. En la entrevista, la primera que concede desde la operación que acabó con el líder de Al Qaeda en su escondite de Abbottabad, también reveló algunos detalles de la misión.

“Le disparé dos veces en la frente. La segunda cuando se estaba cayendo. Se encogió en frente de su cama y le volví a disparar, en el mismo sitio”, rememoró al explicar los 15 segundos que tardó en acabar con bin Laden. El líder de Al Qaeda tenía abrazada a su esposa como protección y al alcance de su mano un arma, pero no podía ver ya que estaba todo oscuro. El soldado, sin embargo, contaba con gafas con visión infrarroja, por lo que podía observar lo que sucedía.